Centro de Menores Infractores

Tres vigilantes, agredidos por cuatro menores en el centro La Marchenilla de Algeciras

  • Uno de los trabajadores sufre una fractura en una mano

  • Un interno les lanzó un bloque de hormigón que había arrancado

La fractura en la mano de un vigilante. La fractura en la mano de un vigilante.

La fractura en la mano de un vigilante. / E.S.

Grave incidente en el centro de internamiento de menores infractores de Algeciras. Tres vigilantes de seguridad han resultado heridos este jueves por la mañana tras sufrir un ataque por parte de un grupo de cuatro internos cuando se encontraban en un patio dedicado a la práctica deportiva. Los trabajadores han precisado atención médica tras sufrir golpes y heridas varias. Uno de ellos incluso padece una fractura en los dedos de una mano. 

Según explica un representante de la Asociación Nacional de Vigilantes de Seguridad Privada (Anvisepri), los agentes se vieron obligados a permitir el acceso a esta zona del centro de La Marchenilla para acatar la orden de una coordinadora a la que advirtieron del riesgo que corrían. Un joven rompió un bloque de hormigón de los que sustentan las canastas de baloncesto del centro. los vigilantes abrieron la puerta de acceso para entrar en esa pista mientras recriminaban su acción al interno y éste propinó una patada a la puerta y lanzó el trozo de hormigón a la cabeza del primer trabajador que entró. El hombre puso el brazo para protegerse la cabeza y resultó herido en él. Luego fueron agredidos también otros dos vigilantes que intentaron defenderse y reducir a los jóvenes para que se calmaran.

Un vigilante herido. Un vigilante herido.

Un vigilante herido. / E.S.

La asociación considera que el "conato de motín" se quedó solo en eso gracias a la intervención de los vigilantes quienes, "a costa de sus lesiones", pudieron "atenuar las consecuencias". "Una vez más y ya hemos perdido la cuenta, acabamos de ser agredidos. Esto es un goteo que no cesa, nuestra sangre fluye una y otra vez a causa de estas agresiones y nadie hace nada para que esto no suceda", explica Juan Gómez, de Anvisepri. "Por la negligencia de una coordinadora hemos sido heridos y golpeados. Muchas veces llevamos denunciando éstas situaciones y ni nuestra empresa, ni la dirección del centro, ni la propia Junta de Andalucía han hecho sus deberes. Estamos cansados de tantas agresiones y de que todo el mundo se lave las manos mientras nosotros lavamos nuestra sangre", subraya Gómez. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios