PATRIMONIO COFRADE

La historia del vestido de Miguelín aparecido dentro de una caja de bombones en la parroquia de La Palma

La caja de Nestlé donde estaba el terno de Miguelín.

La caja de Nestlé donde estaba el terno de Miguelín.

Contaba Morante de la Puebla en una entrevista reciente, que él no tenía costumbre de pedirle cosas a Dios. "Eso de tanto pedir, tanto pedir... No soy de pedir. Será por eso que no tengo suerte con los toros en el sorteo", bromeaba el cigarrero. Miguelín, en cambio, ferviente devoto de la Virgen de la Palma, sí pedía. Pero ofrecía también.

Corría el año 1958 y Miguel Mateo estaba a las puertas de tomar la alternativa en la plaza de Murcia. Se jugaba la carrera. Días antes de convertirse en matador de toros, entró en la parroquia de La Palma e hizo una promesa: si las cosas salían bien, regalaría a la patrona de Algeciras el vestido de la alternativa. Y así fue. El 9 de septiembre, durante su doctorado de manos de Luis Miguel Dominguín y ante toros de Galache, Miguelín cortó cuatro orejas, un rabo y una pata. La apoteosis. 

Alamares del vestido de Miguelín donado a la patrona de Algeciras. Alamares del vestido de Miguelín donado a la patrona de Algeciras.

Alamares del vestido de Miguelín donado a la patrona de Algeciras.

El terno regalado a Santa María de la Palma era una auténtica joya confeccionada, muy posiblemente, en la sastrería de Santiago Pelayo. De seda blanca, como marca la tradición de los alternativados, y muy cargado, los bordados a canutillo lucían el monograma del Ave María, la A y la M entrelazadas, además de palmas y volutas de flores.

El día de la donación, no cabía un alfiler en la Capilla Sacramental de la parroquia de La Palma. Se cuenta que varios bancos de madera se rompieron al no soportar el peso de la multitud agolpada en ellos. Miguelín se había convertido en un ídolo. El recién llegado padre Sebastián González Araújo presidió la ceremonia de entrega a los pies del altar. 

Miguelín dona, en 1958, el vestido de la alternativa a la Virgen de la Palma. Miguelín dona, en 1958, el vestido de la alternativa a la Virgen de la Palma.

Miguelín dona, en 1958, el vestido de la alternativa a la Virgen de la Palma.

Un grupo de bordadoras muy unidas a La Palma propusieron confeccionarle un manto a la patrona utilizando el terno blanco y oro de la alternativa de Miguel Mateo. La propuesta fue bien recibida por todos, empezando por el propio diestro, y se comenzó a despiezar ciertas partes del vestido. A lo que sucedió después aún nadie sabe darle una explicación.

La inexplicable desaparición del terno 

El vestido despiezado para confeccionar el manto de la Virgen. El vestido despiezado para confeccionar el manto de la Virgen.

El vestido despiezado para confeccionar el manto de la Virgen.

"Sobre el año 1967-1968, se pierde el paradero del traje de Miguelín", explica a Europa Sur el hermano mayor de la Hermandad de Nuestra Señora de La Palma, Ismael Villa. Justamente en el San Isidro de 1968, el espada algecireño protagonizaba un cacareado enfrentamiento con El Cordobés, cuando Mateo, vestido de chaqueta y corbata, se arrojaba de espontáneo al ruedo de Las Ventas cuando toreaba su compañero.

"Llevo unos veinte años detrás del vestido", cuenta a este medio Curro Mateo, hijo del maestro. "Le preguntaba a muchos amigos que estaban metidos en la iglesia y nada: nadie sabía nada. Al final, terminé por desistir", añade.

"Me puse a indagar en el archivo parroquial y en el inventario de donaciones con la intención de sacar alguna pista", cuenta Villa quien, en una entrada, descubrió que, en el año 1961, se indicaba que el terno se encontraba en el ropero del antiguo Hospital Militar, el actual Museo Municipal. Sin embargo, aquel dato lo condujo hasta un punto muerto.

Momento del intercambio de trastos durante la alternativa de Miguelín en 1958. Momento del intercambio de trastos durante la alternativa de Miguelín en 1958.

Momento del intercambio de trastos durante la alternativa de Miguelín en 1958.

Un tanto a ciegas, Villa solicitó entonces la ayuda del cura Juan José Marina Janeiro, familiar de Jesulín de Ubrique, y de Esperanza Gil Trujillo, fiel colaboradora de la parroquia. Entre los tres, pusieron patas arriba todas las dependencias de la iglesia de La Palma hasta que, como si de un milagro se tratara, en uno de los salones de la planta superior, algo llamó su atención.

"Era una antigua caja de bombones Nestlé. Una caja grande de cartón que se encontraba en una alacena con cajones bajo llave", detalla Ismael Villa. Ahí fue donde, 64 años después de su donación, el terno de Miguel Mateo volvió a brillar bajo las luces de La Palma.

"Estaba en perfecto estado de conservación, sobre todo los bordados", continúa narrando, maravillado, el hermano mayor. "La seda algo más deteriorada por las humedades, pero en la caja estaba todo: las piezas, los alamares... Fue entonces cuando decidimos retomar el proyecto de las bordadoras de La Palma", finaliza. 

Diseño de Fernando Huete Galiano del manto para la Virgen. Diseño de Fernando Huete Galiano del manto para la Virgen.

Diseño de Fernando Huete Galiano del manto para la Virgen.

Un sueño cumplido

La noche del domingo 14 de agosto de 2023, año en el que se conmemora el primer centenario del Patronazgo de la Virgen, cuando la imagen de la Palma recorra en Solemne Procesión las calles del centro de Algeciras, lucirá, por vez primera, el manto con los bordados del terno de Miguelín.
La capilla personal de Miguelín, con estampas de la Palma, entre otras imágenes. La capilla personal de Miguelín, con estampas de la Palma, entre otras imágenes.

La capilla personal de Miguelín, con estampas de la Palma, entre otras imágenes.

El diseño de la obra sacra lleva la firma del artista Fernando Huete Galiano y el boceto fue presentado el pasado jueves en el Salón de Plenos de la Casa Consistorial. El alcalde, José Ignacio Landaluce, agradeció entonces tanto la labor realizada por la hermandad como a la familia de Miguelín “por ser herederos de un corazón tan generoso y amante de Algeciras como fue el que demostró tener el torero de la tierra”, declaró.  Precisamente, en nombre de la familia, Rocío Mateo reconoció la recuperación de un legado tan importante “que pone de manifiesto el amor que sentía mi padre por La Palma”. "Ha sido un regalo de la Virgen", resume Ismael Villa, aún emocionado por el hallazgo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios