VI Encuentro Internacional de Guitarra Paco de Lucía Dorantes y Marina Heredia, catarsis de emoción en el punto final

  • Pianista y cantaora regalan un recital del flamenco que viene, lleno de sensibilidad y riqueza expresivas 

Dorantes y Marina Heredia en Algeciras Dorantes y Marina Heredia en Algeciras

Dorantes y Marina Heredia en Algeciras / Erasmo Fenoy (Algeciras)

Dorantes, embutido en una impecable camisa blanca, se ha hecho presente a las 22:37 en el parque María Cristina de Algeciras y, solo un minuto después, la voz tierna y conmovedora de Marina Heredia ha aparecido para comenzar a echar un precioso cierre al VI Encuentro Internacional de Guitarra Paco de Lucía

El mejor pianista flamenco del mundo y una cantaora diferente y especial, como hay pocas hoy día en el panorama musical, han convertido su espectáculo Esencias en un regalo inolvidable para los sentidos. 

Marina Heredia y el sonido limpio y profundo del músico lebrijano han arrancado con una nana cuyo objetivo pareció sin duda embobar al público. Así se lo han metido en el bolsillo y este no pudo salir más. 

Tras esa nana flamenca de inicio, ha tocado el turno de unas alegrías igualmente para el recuerdo. Tenían el sabor a sal que este palo conlleva, pero el piano de Dorantes, tan mágico, le ha agregado gotas de otras influencias en su justa medida y mostrando la inmensa capacidad de no desvirtuarlas. Esas porciones delicadas han sonado a jazz. 

La elegancia ha presidido la velada en todo momento. Porque la conjunción de ambos artistas, como era previsible, está tan perfeccionada que solo quedan ganas de que no se bajen jamás de las tablas. Si a esto añadimos la magnífica noche de verano, imaginen quienes no estuvieran en el lugar el efecto que se ha producido. 

Dorantes, que hace con el piano literalmente lo que le da la gana, posee un toque preciso en extremo y, sobre el resto de consideraciones, creador de ambientes y atmósferas para dar y regalar en cuestión de apenas segundos. Le echa un cable la excelente percusión que lo acompaña. Pero el músico ha llegado a inclinarse sobre el instrumento para tocar directamente las cuerdas con las manos relegando a las teclas y creando sonidos diferentes. Increíble. Esto ha quedado como sello antes de unos tangos rebosantes de alegría, muy vivaces y sostenedores de velocidad cuando interesaba. 

Haciendo cosas así han puesto al respetable a bailar en sus sillas moviendo la cabeza y los pies. Es el sello identitario de estos dos gigantes del flamenco: la transmisión

Si el objetivo de todo intérprete es emocionar, esa meta ha sido alcanzada con creces por Marina Heredia y Dorantes también en Algeciras. Esencias es una pieza de museo musical viva y realmente conmovedora. Ambos son herederos de una tradición flamenca que siempre ha perseguido eso mismo: emocionar a través de la sencillez. A través de las Esencias. Inmejorable este hasta luego del Encuentro Paco de Lucía. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios