Algeciras

El Ayuntamiento de Algeciras ordena la clausura del jardín y la piscina del restaurante Puro Estrecho

El restaurante Puro Estrecho.

El restaurante Puro Estrecho. / Erasmo Fenoy

El Ayuntamiento de Algeciras ha ordenado la clausura de las instalaciones exteriores del restaurante Puro Estrecho, situado en Punta Carnero, en las que se encuentran la piscina, un pequeño local y una caseta prefabricada de dos plantas, que fueron construidos en el lugar en el que el proyecto original contemplaba 10 plazas de aparcamiento. El establecimiento también tiene una orden de cierre después de que sus propietarios fueran condenados por la Audiencia Provincial por la comisión de delitos de blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico, aunque la sentencia no es firme y está recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que aún no ha dictado sentencia y también podrá ser recurrida ante el Tribunal Supremo.

El Consistorio ya abrió un expediente sancionador al establecimiento en 2016 por el uso de estas instalaciones y decretó un primer cierre en 2020. El pasado verano, la Policía Local constató de nuevo su apertura en un acta firmada el 7 de julio, lo que ha derivado en la propuesta emitida por el Órgano Desconcentrado de la Gerencia Municipal de Urbanismo, que ordena al responsable del establecimiento a clausurar su jardín.

Puro Estrecho cerró por fin de temporada el pasado 1 de noviembre, como indica en sus redes sociales, y ya ha anunciado su apertura para el 29 de marzo. A pesar del acta de la Policía Local firmada el 7 de julio, el establecimiento siguió celebrando eventos en sus instalaciones exteriores, como puede verse en las fotografías de su cuenta de Facebook. 

Según el informe elaborado por el arquitecto técnico municipal, al provechar para uso hostelero la zona que en principio iba a usarse como aparcamiento, las instalaciones aumentaron en 282,55 metros cuadrados la superficie construida computable. El informe, fechado el 5 de diciembre de 2019, recoge que se construyó “sin autorización” una piscina, un módulo de aseos, un chiringuito de madera, un cierre acristalado, un porche de madera y una pérgola en forma de L.

Puro Estrecho también tenía otros dos expedientes resueltos: uno con fecha de 24 de julio de 2017 por una infracción muy grave sobre la gestión de la calidad ambiental, y otro por decreto del 5 de febrero de 2018 resuelto por infracción grave por organizar una fiesta con música en directo en la zona de la piscina sin tener licencia para ello “y en una zona dedicada inicialmente a aparcamientos”.

Al establecimiento se le otorgó licencia de construcción el 13 de enero de 2013 para la actividad de cafetería restaurante con sala de celebraciones sin espectáculos. El informe del departamento de Ingeniería de 2015 recoge que la piscina existente no se reflejaba en los proyectos recogidos en los documentos mencionados. “Han desaparecido las plazas de estacionamiento que había en la parcela, sustituidas por la piscina y la zona ajardinada”, indica el documento.

Blanqueo de capitales

Puro Estrecho también tiene pendiente una orden de cierre durante cinco años después de que la sección 7ª de la Audiencia de Cádiz, con sede en Algeciras, condenara el pasado julio a tres años y tres meses de prisión al matrimonio propietario del restaurante y del apartahotel por la comisión de delitos de blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico. También deberán pagar sendas multas de 2.600.000 euros.

Según la sentencia, la condena incluye el decomiso de bienes de procedencia lícita de la pareja -por el valor equivalente al importe blanqueado, fijado en 1.334.035 euros- y de las cantidades intervenidas en los registros efectuados, además de las cuentas bancarias, locales e inmuebles adquiridos en el periodo investigado. La pareja, además, verá clausurados el restaurante y el establecimiento hotelero durante 5 años y queda inhabilitada durante dos años para el ejercicio de actividades profesionales vinculadas a los hechos por los que son condenados.

La sentencia no es firme y fue recurrida ante la Sala de lo Civil y lo Penal del TSJA, que aún no ha emitido un dictamen. En todo caso, los condenados también podrían recurrirla ante el Tribunal Supremo si no es favorable para sus intereses. 

El fallo asume el relato de los hechos realizado por los agentes de la Unidad de Vigilancia Aduanera durante el proceso de investigación y por la Fiscalía Antidroga de Algeciras, que elevaba las condenas de prisión a seis años para cada uno de los acusados, las multas a 4 millones de euros y la clausura definitiva del Puro Estrecho, además de los decomisos recogidos en la sentencia. La defensa de los acusados solicitó su libre absolución.

Vigilancia Aduanera llevó a cabo sus indagaciones entre 2018 y 2020, con diligencias abiertas en el Juzgado de Instrucción n.º 5 de Algeciras, a raíz de que la pareja, carente de recursos económicos conocidos hasta ese momento, abriese el restaurante y el apartahotel con el objetivo, según la sentencia, de lavar el dinero que J.M.A.C. había obtenido por medio del tráfico de estupefacientes. El acusado, de hecho, había sido condenado en firme en 1999 por la Audiencia de Cádiz a diez años de cárcel y al pago de una multa de 120 millones de pesetas (unos 722.000 euros) por un delito de narcotráfico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios