Carnaval 2019 | XXIV Ortigada Popular de Algeciras El Carnaval Especial renace en San Isidro

  • Ortigas y coplas adelantan la fiesta en un barrio que José Manuel González-Rebolo retrata en su pregón 

Reinan las gafas de sol entre las calles Gloria y San Antonio, suenan coplas y en el aire se sostiene ese olorcito a mar pasado por la sartén que no deja lugar a dudas: Algeciras ya está metida de lleno en el Carnaval por obra y gracia de la Peña San Isidro. El barrio ha celebrado, como cada sábado posterior a la final del Falla, una nueva edición -la número treinta y cuatro- de la Ortigada Popular, que reúne a los ciudadanos en torno a esas anémonas fritas que no calman el hambre de pasodobles y cuplés, sino que más bien lo alimentan.

El periodista algecireño José Manuel González-Rebolo pregonó la fiesta con un paseo por los últimos 20 años de un barrio que reinvindicó "de piedra y no el de adoquín". Habló de la relación de San Isidro con el Medinaceli, encarnada en la figura de Juan Garzón, "una suerte de fedatario cofrade de lo acontecido en los últimos tres cuartos de siglo". También se refirió a las tertulias carnavalescas que surgen en torno a las barras de Agua Clara y Los Palmeros y recordó viejos y no tan viejos tiempos, que han hecho a los vecinos reír -como cuando "Domingo Turrillo grabó su nombre en las crónicas de Algeciras a lomos de una elefanta"- y llorar -"cuando Pepe Ojeda Luque dejó escrito su pregón antes de morir para que su albaceas José María le diese lectura". 

Rebolo rememoró cuando el otro Rebolo, su padre, subió de rodillas junto a Sergio Saavedra, Peco Luque, Carlos Naranjo y Ramón López San Antonio entre vítores después de haber rendido el Falla a sus pies. También realizó un relato, camino del Florida, de una agrupación ficticia y finalizó, acompañado al violín por María de Grandy y a la guitarra por José Antonio López Molina, que interpretaron el famoso Adivínalo, Adivínalo. El pregonero hizo una composición que define a Algeciras como una ciudad de novela, con títulos de obras literarias reales que  intercaló para definir lugares de la ciudad y acabó con un emocionante poema a San Isidro que dio paso a la fiesta. 

La cita contó con la presencia del alcalde, José Ignacio Landaluce, y la teniente de alcalde delegada de Feria y Fiestas, Juana Cid, acompañada por los ediles del equipo de Gobierno Jacinto Muñoz, Luis Ángel Fernández, Pilar Pintor, Diego González de la Torre, Francisco Javier Rodríguez Ros, Susana Pérez Custodio, Paula Conesa, Victoria Zarzuela, Diego de Salas y Laura Ruiz, así como por concejales de la oposición.

La organización impuso su máxima distinción, la Ortiga de Oro, a la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, que se unió así a las ya concedidas en esta edición a Paula Conesa, como teniente de alcalde delegada de Igualdad y Bienestar Social, Informática, Nuevas Tecnologías y Vivienda, así como al empresario local Julio Rodríguez.

La consejera recibió la distinción de manos del presidente de la peña, Felipe Mediavilla, y estuvo acompañada por la delegada territorial de la Junta de Andalucía en Cádiz, Ana Mestre, y la subdelegada del Gobierno Andaluz en el Campo de Gibraltar, Eva Pajares.

Lea el pregón íntegro de José Manuel González-Rebolo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios