Algeciras Los vecinos de la Villa Vieja reclaman otra ubicación para el nuevo albergue para personas sin techo

  • Aunque apoyan esta iniciativa, creen que la zona no es la más idónea para acoger un centro de estas características

La calle Doctor Fleming, en la Villa Vieja, donde se ubicará el albergue La calle Doctor Fleming, en la Villa Vieja, donde se ubicará el albergue

La calle Doctor Fleming, en la Villa Vieja, donde se ubicará el albergue / Nacho Marín

El nuevo albergue para personas sin hogar en la Villa Vieja ha sembrado la discordia entre los vecinos de la zona. Parte de los residentes en esta zona de Algeciras no están contentos con la ubicación de este nuevo centro. Creen que la zona no es idónea para acoger un recinto de estas condiciones.

El Ayuntamiento algecireño adjudicó en septiembre la gestión de este centro a la asociación Humanos con Recursos, que fue quien planteó la oferta con un importe más bajo. La iniciativa que se financia en un 80% con fondos europeos. Pero los vecinos protestan porque el albergue estaba planificado para el barrio de La Caridad y ellos entienden que se ubican fuera de los límites que usualmente se utilizan para delimitarlo. "Si son fondos para el barrio de La Caridad, lo lógico es que se ubique allí", remarca Juan Carlos Fernández, vecino y representante de varias comunidades de la calle Nicaragua, cercana a la ubicación del nuevo albergue.

Los vecinos destacan que la zona no es adecuada para un recinto de tales características y remarcan que ya hay varios puntos de carácter asistencial en el barrio, mientras que en otras partes de Algeciras no hay ninguno. "La solidaridad tiene que concentrarse en varias zonas, no en una sola", esgrime Fernández, que añade que están de acuerdo con esta iniciativa municipal y no se oponen, pero que creen que la zona no es "idónea" para acoger un centro asistencial de estas características.

Entre los argumentos que aporta Fernández están la estrechez de las calles, la presencia de varios edificios vacíos, una gran cantidad de soportales, el elevado número de personas mayores que residen en el barrio, así como la presencia del colegio Adoratrices en las cercanías, cuya entrada de los estudiantes al colegio podría coincidir con la salida de los residentes en el albergue. "Todos aquellos que no puedan quedarse por falta de espacio se irían a dormir a soportales e incluso a algún edificio desocupado", remarcan. 

Según se proyectó en febrero, el centro contará en principio con 40 plazas de acceso libre y con bajos requisitos de entrada, se prevé la posibilidad de incrementarlas en momentos de emergencia en los que pueda producirse un incremento inesperado de demanda, como por ejemplo en olas de frio.

A las personas en acogida se les ofrecerá un centro en el que cubrir sus necesidades básicas, facilitándose manutención, la posibilidad de lavar y secar la ropatoallas y jabón para su aseo personal, zona de descanso con hamacas y mantas, así como un espacio de convivencia con televisión, biblioteca y juegos de mesa para favorecer su inclusión social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios