Una oportunidad para Algeciras

Noche de Tosantos

  • Tosantos es tradición, pero también una gran oportunidad por explotar

  • La Plaza y su entorno necesitan de ocasiones como esta para planificar proyectos e iniciativas que la revitalicen.

El público rodea el Mercado Ingeniero Torroja, en Tosantos El público rodea el Mercado Ingeniero Torroja, en Tosantos

El público rodea el Mercado Ingeniero Torroja, en Tosantos / Jorge del Águila (Algeciras)

En esta ciudad especial, nuestra noche de Tosantos se configura como la excusa principal para pasear y embriagarse de los olores, sabores y sensaciones que ofrece la plaza del Torroja. La antigua zona baja de Algeciras, rebautizada hoy como Barrio de la Caridad, supone el cincuenta por ciento del espacio urbano perteneciente al centro histórico de Algeciras. Historia e historias sobran a este entorno de edificios singulares, repleto de establecimientos únicos y peculiares.

En los últimos años del siglo XVIII y principios del XIX, los aledaños de la parte baja –concretamente en la vía que hoy conocemos como Emilio Castelar (antigua calle panadería)– se ubicaban los puestos de vendedores procedentes de diferentes puntos de la geografía andaluza, los cuales ofrecían los productos típicos de las fechas: frutos secos, cañadú (caña de azúcar), chirimoyas, castañas y boniatos, entre otros.

En el calendario de la ciudad, la noche de Tosantos destacaba entre todas despertando la ilusión y el entusiasmo de propios y foráneos. Desde aquellos tiempos, bajar a la Plaza es una tradición heredada de padres a hijos, generación tras generación.

Hoy en día, la ciudad ha cambiado, viendo desbordar su ensanche urbanístico abrazando a la bahía y, claro está, la celebración se ha masificado. ¡Un éxito! Del primitivo emplazamiento pasó a la actual plaza, llegando mucho antes de que en dicho lugar se erigiese en 1938 el majestuoso Mercado Ingeniero Torroja. Piensen en el marco, el edificio con su cúpula octogonal, la cual marcó un hito arquitectónico del momento. Un mercado singular, especial para una celebración que no lo es menos.

Tosantos es tradición, pero también una gran oportunidad por explotar. La Plaza y su entorno necesitan de ocasiones como esta para planificar proyectos e iniciativas que la revitalicen. Y la Noche de Tosantos debe pasar a ser uno de los motivos para que los principales agentes dinamizadores de la ciudad, tanto públicos como privados, aúnen sus esfuerzos, haciendo gala de su creatividad para convertir el evento en una lanzadera generadora de negocio y vida en la zona.

Las asociaciones Algeciras comercio Tradicional y Comerciantes Ingeniero Torroja, junto con el Ayuntamiento, deben y pueden ser los artífices de captar dicha potencialidad. El 31 de octubre es una gran oportunidad. Tosantos es la marca potencial, una llamada a la que acuden miles de algecireños y campogibraltareños, siendo por ello las entidades e instituciones anteriormente mencionadas las encargadas de crear los complementos necesarios para que la ciudad, el Barrio de la Caridad ofrezcan y muestren lo mejor de sí.

Tosantos es una noche en la cual los comercios de la zona, algunos con gran solera y esencia, podrían abrir sus puertas hasta la medianoche, ofreciendo descuentos, promociones, degustaciones, nuevas formas para captar y fidelizar a clientes que habitualmente no pasean por el lugar. Sería una gran ocasión para sumar la hostelería de la zona, quienes podrían mostrar todos sus productos y negocios.

Sería también el momento de que la institución municipal secunde y respalde el tejido empresarial de la zona centro. Siendo una de sus metas convertirse en dinamizador de la noche, apoyando la presencia en las calles de los jóvenes talentos locales de la música, el teatro, la danza y la pintura mural, mostrando sus obras y creatividad al público en general a través de un circuito de escenarios dispuestos en diferentes puntos del entorno, configurando el lugar ideal para la venta de productos locales en bares y restaurantes amenizados por nuestras bandas de música, chirigotas y rondallas, todo en uno.

Una noche para exhibir lo nuestro y a los nuestros, llenando de vida las nuevas infraestructuras culturales creadas en la Caridad. ¿Y si ofrecemos actuaciones flamencas en el auditorio del edificio Pérez Villalta? ¿Por qué no abrir esa noche el museo de la ciudad llenándolo de contenido alusivo a la festividad de Tosantos, dando así a conocer las peculiaridades de la fiesta? ¿Imaginan la Capilla de la Caridad abierta para mostrar el rico patrimonio de la Hermandad de Los Estudiantes? ¿Y una programación con recreaciones históricas de la Ciudad y pasacalles para todos los públicos?

Tosantos es la oportunidad, la mejor inversión para gritar y mostrar que el Barrio de la Caridad tiene vida y contenido. Porque el verdadero sentido a la ciudad se lo tenemos que dar entre todos.

Feliz noche de Tosantos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios