Puerto de Algeciras Manuel Morón se despide de la familia portuaria

  • Un almuerzo sirve para homenajear al que ha sido presidente de la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras durante 21 años

  • En este artículo se recoge su discurso de despedida

Manuel Morón, con una capa de tuno, durante su almuerzo de despedida del Puerto de Algeciras. Manuel Morón, con una capa de tuno, durante su almuerzo de despedida del Puerto de Algeciras.

Manuel Morón, con una capa de tuno, durante su almuerzo de despedida del Puerto de Algeciras.

Muchas gracias a todos por acompañarme en esta despedida. Muchas gracias por vuestra colaboración, por vuestro trabajo, por vuestra lealtad y por haber aguantado durante casi 21 años a un mismo presidente, ¡que ya es mérito por vuestra parte! Y muchas gracias, sobre todo, por vuestra amistad.

Me marcho con la tranquilidad de que dejo el puerto en las mejores manos posibles: en manos de magníficos profesionales y excelentes trabajadores de la Autoridad Portuaria y en manos de una Comunidad Portuaria, de unas instituciones, de unos empresarios y de unos trabajadores que ya quisieran tener para sí otros puertos.Vosotros habéis sido los verdaderos artífices de los importantísimos logros alcanzados por nuestro puerto durante estas dos últimas décadas.

Me voy, además, con el firme convencimiento de que los días gloriosos del Puerto de Algeciras están aún por llegar y ¡seguro que llegarán!

Llegarán cuando, más tarde o más temprano, tengamos el ferrocarril que nos merecemos. No el que diga el Gobierno o el que diga el Comisionado sino el que ha dicho la UE: desde Algeciras hasta Madrid y desde Madrid hasta la frontera francesa, por Irún y por La Junquera, como manda la UE y con los estándares que fijan los Reglamentos Comunitarios.

Los días gloriosos del Puerto de Algeciras llegarán también cuando el Gobierno deje de ser cicatero con nuestro puerto y tome conciencia de que no se pueden poner en peligro 30.000 puestos de trabajo y más de 2.000 millones de euros de Valor Añadido Bruto por ahorrarse unos cuantos inspectores en el PIF o unos cuantos puestos de trabajo en la Autoridad Portuaria.

Llegarán esos días gloriosos - cuando la fase B de Isla Verde Exterior se llene de contenedores y este sector continúe creando empleo y empleo de calidad; - cuando salga adelante el nuevo Plan Director de Infraestructuras;- cuando Campamento se convierta en un gran centro de reparaciones;- cuando ya por fin tengamos un suministro eléctrico con suficiente potencia y seguro, sin cortes;- y cuando los 30.000 buques que cada año recalan en la Bahía (9.000 lo hacen en Barcelona y 8.000 en Valencia) dispongan de un fondeadero exterior que las empresas de servicios de este puerto necesitan como el comer y que seguro que se puede conseguir sin que se afecte lo más mínimo a la importante riqueza turística de la zona.

Cuando todo eso ocurra llegarán los mejores días de este puerto y yo me alegraré enormemente por vosotros y me sentiré muy orgulloso de haber pertenecido a esta gran familia y de seguir contando con vuestra entrañable amistad.

Un fuerte abrazo y muchas gracias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios