Algeciras

La Policía de Playas interpone más de 80 multas entre Getares y Rinconcillo

  • El consumo o tenencia de hachís y los perros sueltos, lo más perseguido El carácter disuasorio de los agentes a pie de arena permite disminuir el número de las sanciones

Comentarios 2

Lo que nació como una experiencia piloto hace un año, este 2013 se ha consolidado como uno de los grupos, el de Policía de Playas, más efectivos y necesarios de la ciudad. Las playas, tanto Getares como El Rinconcillo, se convierten en el "barrio de todos" en la época estival, como suele ser la zona centro durante todo el año, por lo que requiere de mayor vigilancia y seguridad. La mayoría de las multas que la Policía Local ha elevado en esta temporada han venido principalmente por la tenencia o consumo de hachís, en concreto 14 en cada playa.

En lo que se refiere a la presencia de animales, fueron ocho las personas multadas en El Rinconcillo y seis en Getares por llevar el perro suelto; ademas se encontraron diez abandonados en las playas, así como una gaviota herida y una tortuga boba -que recogió el CREMA- en El Rinconcillo, además de un delfín muerto varado en la arena de Getares.

En otro capítulo de intervenciones de la Policía de Playas hay que destacar el carácter disuasorio demostrado en esta temporada, especialmente en lo que respecta a los juegos molestos, como las pelotas, raquetas o acciones que perjudiquen e incomoden al resto de usuarios. En otras ocasiones era Protección Civil la que avisaba, sin embargo ahora ante la presencia de los agentes a pie de playa los grupos de jóvenes que suelen protagonizar estas acciones molestas se retraen. No obstante se registraron tres multas en El Rinconcillo y siete en Getares.

La venta ambulante también ha sido controlada, tanto para los "ilegales" como para el caso de los autorizados pero que han aprovechado un mayor espacio del que les estaba delimitado, en concreto cuatro multas en El Rinconcillo y seis en Getares, siendo esta última playa más características para este tipo de actividades, que se dan en el paseo marítimo.

Sobre la presencia de embarcaciones Getares también fue la playa en la que más multas se realizaron, ocho frente a una en El Rinconcillo. Las causas principales radican en no respetar las zonas de entrada y salida de las mismas o la presencia en los límites para bañistas.

En cuanto al consumo de bebidas alcohólicas fuera de los espacios autorizados se han efectuado cuatro multas, equilibrándose la balanza entre las playas. Asimismo en Getares se registraron dos multas por la presencia de coches discoteca en la zona del río Pícaro, espacio residencial en el que residen muchos ciudadanos en apartamentos; además se multó a una persona por el uso del quad en la arena, siendo una acción que ha disminuido en los últimos años y antes solían advertir los efectivos de Protección Civil; además se elevó una propuesta de sanción contra una persona por miccionar en la orilla.

En El Rinconcillo, por su parte, destacó una multa contra un hombre por ser hallado masturbándose en la zona de las dunas, si bien en este caso actuó ante un aviso ciudadano una patrulla de la Policía Local y el hombre no se encontraba visiblemente realizando esa acción sexual ni estaba desnudo, por lo cual finalmente no se le detuvo aunque sí se realizó una propuesta de sanción. Por otro lado se multó a una persona por pescar con caña en la orilla, siendo la hora permitida hasta las 9:00 horas y se halló pasada la misma.

En tono más anecdótico la Policía de Playas también intervino en la pérdida de tres personas en la playa ayudándoles a volver con sus familias, tanto mayores como pequeños; ofreció asistencia sanitaria en 18 ocasiones, seis en el caso de rescate en el agua -cinco en Getares, un cuadro de infarto, otro caso de persona ebria, entre otros.

En la tarea de este grupo también se reflejan cuatro casos de violencia sexista, aunque en ninguno se refiere a agresiones, sino más bien al acompañamiento de las personas denunciantes al comunicarles que habían recibido amenazas. Por último destacan las intervenciones por anomalías públicas, en concreto ocho en referencia a farolas en mal estado o un juego infantil estropeado, entre otras causas.

Es destacable por otro lado que la Policía de Playas no ha elevado ninguna denuncia por robo ni hurto, aunque eso no quiere decir que no se hayan producido y se haya puesto en conocimiento de la Policía Nacional, aunque sí resalta el hecho de que el Cuerpo Local ha percibido una disminución por esta causa, debido posiblemente a la presencia de los efectivos en la playa, lo cual genera más seguridad.

El grupo Policía de Playas lo han formado profesionales de entre 28 y 48 años, en total ocho agentes repartidos entre las dos playas de 12:00 a 15:00 y de 16:00 a 20:00 horas, salvo los domingos que empezaban a las 11:30 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios