Algeciras

Manuel Morón, escala final

  • El presidente del Puerto de Algeciras prepara su adiós al cargo tras dos décadas al frente y a punto de cumplir los 72 años

Manuel Morón. Manuel Morón.

Manuel Morón. / e.s.

"Solo a mi familia he querido más que a este puerto". Con este epílogo cerraba ayer Manuel Morón un artículo de opinión al que puso por título 20 años, escrito en una clave muy personal y publicado en las páginas de Europa Sur. En lugar de subrayar los numerosos logros de su gestión, en el texto repasaba con humildad las asignaturas pendientes que, a su juicio, mantiene tras dos décadas como presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras. Sus palabras sonaron a despedida y de eso se trataba. Su relevo, no obstante, se afronta sin prisas.

Morón, que el próximo mes de junio cumplirá 72 años, viene preparando su adiós al Puerto desde hace bastante tiempo. El Gobierno de Andalucía es conocedor de sus deseos y asume que, a medio plazo, deberá afrontar su sustitución de forma natural, aunque se tomará su tiempo para elegir y nombrar a un nuevo responsable. Las elecciones a la Junta deberán celebrarse como muy tarde dentro de un año, si no se anticipan al próximo otoño, y el Ejecutivo autonómico no quiere designar a una persona que pueda verse apeada al cabo de pocos meses de la presidencia de la APBA. Mejor esperar a que, pasados los comicios y si el PSOE gana, abrir al completo el melón de los nuevos nombramientos.

El Gobierno andaluz no afrontará el relevo hasta que pasen las elecciones autonómicas

Morón, que ya ha informado a sus personas de confianza sobre sus intenciones, tiene varias tareas pendientes que desea completar antes de dejar el puesto. Una de ellas es la adjudicación de la que será la tercera terminal de contenedores de las instalaciones portuarias, la llamada Fase B de Isla Verde Exterior. La compra a finales del año pasado de la terminal de TTI por la surcoreana Hyundai ha abierto las puertas a la inversión en Algeciras de este y otros países asiáticos, como China.

Otra cuestión pendiente es resolver la futura ubicación del nuevo fondeadero, frente a Sotogrande, a unos 4 kilómetros de distancia de la costa y que se ha topado con fuego amigo por la férrea oposición del Ayuntamiento de San Roque. Cerrar el convenio colectivo de la APBA, contribuir a que se ate de una vez el acuerdo de la estiba y avanzar en la reforma de los accesos norte y sur a las instalaciones portuarias son otras tareas.

Su relevo no será fácil teniendo en cuenta que deja el listón muy alto. El Puerto de Algeciras es con diferencia el primero de España, tanto por tráfico de mercancías como de personas, y el cuarto de Europa. Si no ha avanzado de manera más decidida ha sido por las grandes limitaciones que presenta su única conexión ferroviaria, con un trazado obsoleto de una sola vía en el tramo hasta Bobadilla. Y sin electrificar, lo que impide la formación de grandes convoyes.

También ha jugado en contra de Algeciras el conflicto con los estibadores y las jornadas de huelga del año pasado, provocadas por la intempestiva reforma del sector emprendida por el Ministerio de Fomento, lo que desvió tráficos hacia otros muelles. Pese a todo, el Puerto volvió a superar en 2017 y por segundo año consecutivo los cien millones de toneladas transportadas.

No faltarán a buen seguro aspirantes a la sucesión. En el runrún de candidatos figuran de manera especial dos nombres, aunque no son los únicos: Salvador de la Encina, algecireño y diputado en el Congreso, y la sanroqueña Gema Pérez, delegada territorial de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo en Cádiz.

De la Encina es un político veterano con un amplio conocimiento del sector, ya que no en vano fue ponente de la Ley de Puertos. Pérez es una de las más destacadas representantes de la comarca en el organigrama provincial de la Junta, donde desempeña tareas íntimamente vinculadas al mundo empresarial .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios