Algeciras

La Justicia absuelve a José Ortega por el caso del parking Escalinata

  • La Fiscalía retira los cargos al exedil de Urbanismo y rebaja las penas solicitadas para Arsenio Pacios, Tomás Herrera y Juan Antonio Palacios

Una imagen de la sala, esta mañana. Una imagen de la sala, esta mañana.

Una imagen de la sala, esta mañana. / Jorge del Águila

Comentarios 2

La Justicia absolvió ayer al exconcejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Algeciras José Ortega de los cargos de prevaricación por la causa penal del aparcamiento Escalinata al retirar el Ministerio Fiscal su acusación durante la última jornada de la vista oral. El juicio quedó visto para sentencia, si bien en el caso de Ortega al producirse una retirada de los cargos sólo cabe la redacción de un fallo absolutorio por parte de la sección de Algeciras de la Audiencia Provincial.

Para los otros tres procesados, los ex alcaldes socialistas Tomás Herrera y Juan Antonio Palacios, así como el arquitecto municipal Arsenio Pacios, el Ministerio Fiscal rebajó sensiblemente sus solicitudes de condena a inhabilitación por prevaricación y de cárcel por falsedad -esta última sólo demandada para Arsenio Pacios- esgrimiendo la dilación de la causa, puesto que el caso Escalinata arrancó en el año 2004 y no será hasta las próximas semanas cuando se dicte un fallo en primera instancia. Los letrados de los tres procesados solicitaron en su exposición final la absolución de sus defendidos.

El proceso busca esclarecer si hubo prevaricación en los trámites en los que participaron Herrera, Palacios y Pacios para promover la construcción del aparcamiento (posteriormente declarado ilegal), el reconocimiento de los daños generados por las obras al edificio Escalinata -contiguo al estacionamiento y que acabó siendo declarado en ruina- así como en el pago a los vecinos por los realojos.

La Fiscalía ha defendido a lo largo del procedimiento que Arsenio Pacios tenía la potestad de fiscalizar las obras de construcción del aparcamiento porque así consta en el contrato de adjudicación. Y que durante la edificación del aparcamiento emitió informes falsos o con información de terceros sin contrastar con la intención de beneficiar a la empresa promotora del aparcamiento (Nautagest) ante los problemas derivados de la construcción, que provocaron graves daños al bloque de viviendas. La defensa de Pacios se ha basado en que no tenía encargo formal para cumplir con dichas tareas de fiscalización y en la solvencia de las empresas que suministraban la información sobre el proyecto, así como en la existencia de un jefe de obras de la constructora.

En el caso de Herrera y Palacios, la Fiscalía sostiene que habrían incurrido en prevaricación al negarse a cumplir con el pago de los realojos de los vecinos del bloque de pisos, pese a mediar un acuerdo de agosto de 2004, y al exigir a la comunidad que reparase el inmueble. Sus defensas alegaron durante la vista que la solicitud de obras a la comunidad se basaba en la exigencia básica para cualquier propietario (no de los daños estructurales) y que los pagos debían autorizarse siempre por parte de los habilitados nacionales del Consistorio, nunca directamente por el concejal de Hacienda.

La última jornada de la vista oral contó con el testimonio de José Guillermo Arberola, arquitecto, quien ratificó -según su criterio- que el edificio Escalinata entró en ruina técnica al superar con creces la reparación el valor del inmueble, aunque sin entrar en una situación de inestabilidad que supusiera riesgo para sus moradores. A preguntas de la defensa, negó que Arsenio Pacios tuviera potestad para supervisar la construcción del aparcamiento si ya había un director de obras designado por Nautagest.

La entrega de las pruebas documentales dio paso a la lectura de las conclusiones provisionales y definitivas. Los tres procesados utilizaron su turno final de palabra para defender la limpieza de sus gestiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios