Jurado popular La Fiscalía imputa homicidio doloso al piloto de la lancha que mató a un niño en Getares

  • Varios testigos confirman ante el juez que el acusado desoyó las advertencias que le hicieron por la peligrosidad de sus maniobras

  • El test de alcoholemia practicado a P.M.B.F. dio positivo, con 0,4 gramos de alcohol por litro en sangre

La Guardia Civil se hizo con la embarcación causante del suceso y la abordada, ambas a la izquierda de la foto. La Guardia Civil se hizo con la embarcación causante del suceso y la abordada, ambas a la izquierda de la foto.

La Guardia Civil se hizo con la embarcación causante del suceso y la abordada, ambas a la izquierda de la foto. / Jorge del Águila (Algeciras)

Un jurado popular será el encargado de decidir si la muerte del pequeño Manuel Mancilla Rubio, ocurrida en la tarde del 14 de mayo del año pasado en la playa de Getares, fue debido a un accidente, un homicidio por imprudencia o si, como considera la Fiscalía de Algeciras, fue producto de un homicidio doloso como consecuencia de las peligrosas maniobras realizadas por el acusado, P.M.B.F., con la embarcación que pilotaba.

El fallecimiento de Manuel Mancilla, que contaba con 9 años, generó una ola de indignación y polémica, no solo por la corta edad de la víctima, sino por las circunstancias en que tuvo lugar el suceso, ya que diferentes testigos aseguraron desde el primer momento que, antes del accidente, el acusado había hecho caso omiso a las numerosas advertencias que varias personas le habían realizado sobre la peligrosidad de las maniobras que ejecutaba, a tan solo unos pocos metros de la orilla y rodeado de otras embarcaciones recreativas. Una de ellas era en la que estaba Manuel junto a su padre.

“A la vista de las diligencias practicadas”, indica la Fiscalía en un escrito de impugnación contra un recurso de la defensa y al que ha tenido acceso Europa Sur, los hechos que derivaron en la muerte del pequeño Manuel exceden “de la mera y simple falta de precaución, considerando que la conducta [del acusado], más que integrar una conducta negligente, podría estar presidida por la concurrencia de dolo eventual”.

“La doctrina del Tribunal Supremo […] admite la existencia del dolo eventual cuando el autor somete consciente y voluntariamente a las víctimas a situaciones peligrosas que no tiene la seguridad de controlar aunque no persiga el resultado típico ni lo prevea como consecuencia necesaria”, subraya el ministerio público en el citado escrito de impugnación, firmado por la fiscal Aurora Andrés y dirigido al Juzgado de Instrucción nº 4 de Algeciras, responsable de las actuaciones judiciales llevadas a cabo hasta la fecha.

“De las diligencias practicadas”, añade a renglón seguido la fiscal en referencia a los testimonios prestados por varias personas ante el juzgado durante la fase de instrucción, “se desprende que el acusado conducía la embarcación en unas circunstancias en las que debe admitirse que era consciente de que estaba originando un altísimo riesgo de que se produjera la colisión con alguna embarcación de las que navegaban esa tarde por las inmediaciones de lugar de los hechos -playa de Getares- y con una alta probabilidad de producir un resultado de muerte en sus ocupantes, ya que no tenía la seguridad de poder controlar ese riesgo, como se pudo acreditar con la pérdida del control de la embarcación que pilotaba en más de una ocasión, siendo advertido e increpado precisamente por dicha conducta por los numerosos bañistas que se encontraban en la playa y por los propios usuarios de otras embarcaciones, manteniendo el investigado, a pesar de ello, su conducta durante un larguísimo tiempo hasta que se produjo el fatal desenlace”.

La muerte de Manuel fue instantánea, según los resultados de la autopsia que constan en las actuaciones. La embarcación semirrígida pilotada por P.M.B.F. abordó violentamente a la que ocupaban Manuel y su padre, saltando literalmente por encima de ella. Como resultado, la quilla y/o la hélice golpearon en la cabeza al niño, provocándole un traumatismo craneal mortal.

El test de alcoholemia que le fue practicado a P.M.B.F. una vez llegó la Guardia Civil a Getares y fue detenido dio resultado positivo, con 0,4 gramos de alcohol por litro de sangre, según las fuentes consultadas a las que ha tenido acceso esta redacción.

En la embarcación cuyo piloto provocó el suceso había una segunda persona que quedó libre por no tener relación directa con lo ocurrido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios