Encuentro Internacional de Guitarra Paco de Lucía 2019 | Mujer Klorica “Queremos homenajear la enorme humildad de los artistas de Algeciras”

  • Alicia Carrasco y José Manuel León abren el día 24 el VI Encuentro Internacional de Guitarra Paco de Lucía

Alicia Carrasco y José Manuel en la Plaza Alta de Algeciras Alicia Carrasco y José Manuel en la Plaza Alta de Algeciras

Alicia Carrasco y José Manuel en la Plaza Alta de Algeciras / Erasmo Fenoy (Algeciras)

A ellos, que son de Algeciras, les toca la gran responsabilidad de abrir el VI Encuentro Internacional de Guitarra Paco de Lucía. Será el 24 de julio en el parque María Cristina, ese espacio por el que correteaban cuando eran niños. La cantaora Alicia Carrasco y el tocaor José Manuel León son los patrones de un barco con forma de disco que se denomina Mujer Klórica: Los bienes de la Tierra. Es un trabajo en el que manda la libertad. Y esta mezcolanza absolutamente libre que envuelve valores de igualdad y diversidad ha dado forma a algo plenamente original. Disfrutan ahora, todo lo que el trabajo les deja, a Guillermo, su primer hijo. Vio su primera luz el último día del pasado mes de abril. Se llama así por Willy Fog, porque no paró de viajar en el vientre de su madre de escenario en escenario.

-¿Por qué Los bienes de la Tierra?

JML: Pensamos en Los muertos de mi tierra, pero era un nombre un poco árido y poco flamenco, que no se iba a entender bien. Mujer Klórica es igualdad y diversidad y Pablo Villanueva, un poeta que aporta letras a este disco, nos dijo que Los bienes de la Tierra tenía más que ver con los valores humanos y sonaba mejor.

AC: Además, ese asunto de la crisis de valores tan importante que vivimos en este mundo es algo que nos interesa muchísimo. Los no colores y las no fronteras las tenemos muy presentes. También Pablo en sus letras. Queremos resaltar la valía artística de gente de nuestra tierra que son sensacionales pese a la humildad con las que se han conducido en sus vidas.

-En otras entrevistas les he escuchado hablar de figuras de ese tipo, como Manuel Arroyo, Tío Mollino.

JML: Claro, lo que cantaba y la cultura que le corría por las venas y hay que fijarse en la poca pretensión artística que tenía. Era muy amigo de mi abuelo, Pepe El Sevillano, y mi padre, Salvador Andrades, trabajó varias veces con él con su guitarra. El Tío Mollino es muy conocido para la gente de aquí, pero no fuera. En Madrid, por ejemplo, no es nada conocido.

-Y eso que su voz en el único disco que hizo, el que grabó con Mancomunidad, es increíble.

JML: Absolutamente, ese disco es una maravilla. Y en él toca Andrés Rodríguez magníficamente.

AC: Yo decía lo del abuelo de José Manuel como ejemplo de algo que está en nuestro proyecto musical: el hecho de que seamos una tierra fronteriza, pesquera y tengamos la naturaleza que nos rodea hace que aquí lleguen artistas de Córdoba, Sevilla, Cádiz. Es nuestra capacidad de atracción. La abuela de José Manuel era de Triana y su marido, Pepe El Sevillano, de Écija. Fue una gran luchadora, el alma de esa casa.

-¿Qué contraste encuentran ustedes, que se hicieron flamencos tan jóvenes, entre sus inicios y la actualidad?

AC: Mucho. Lo más difícil, al menos para mí, ha sido encontrar mi identidad y donde me sintiera verdaderamente a gusto. Formar una personalidad. El flamenco es algo muy rico, un baúl inmenso que se abre y del que se toman cosas que cada uno lleva luego a su terreno. Ahora manejo los palos y los tercios con libertad y riesgo.

JML: Me fui a Madrid con cierta base en la guitarra, pero allí crecí muchísimo más por todo el tiempo que pasé con Carmen Linares, gloria bendita como artista y persona. No creemos que haya nadie que se pueda sentir incómodo a su lado. Crea su alrededor un tejido familiar y profesional impresionante y ha dignificado muchísimo el cante flamenco. Maduré con ella y el guitarrista Gerardo Núñez. Luego conocí a Alicia.

-¿Y cómo fue?

AC: (Ríe) En una gira con un guitarrista alemán-japonés. Teníamos un amigo en común que nos llamó para hacer esa gira por Alemania y ahí surgió tanto el encuentro personal como el artístico. Entonces nos conocimos bien y a mi regreso de otro trabajo en Japón pasé por Madrid y ahí ya fue inevitable, jaja.

JML: Aunque ella iba a clases de baile antes con Macarena Andrades y nos conocíamos desde muy jóvenes, pero habíamos mantenido la distancia, jajaja.

¿Qué responsabilidad abrir el VI Encuentro Internacional Paco de Lucía, no?

AC: Uf, así es. Lo afrontamos con respeto y cariño y eso la gente lo va a entender. Sigue habiendo familias que representan nuestro cante y nuestras cosas, los Canela, los Pañeros. Yo conozco a familiares del Tío Mollino y sé que tienen el talento artístico de los gitanos, pero nosotros no venimos a arrebatar nada sino, todo lo contrario, a tratar todo ese caudal con un gran cariño porque se trata de algo de una sinceridad absoluta. Nada que ver con la aprobación constante y narcisista que hoy se busca en las redes sociales, por ejemplo. Yo soy autodidacta.

JML: Alicia es una artista muy humilde, que no necesita cumplir con ciertos cánones. Solo sentirse a gusto consigo mismo.

AC: Intentaremos encender algunos corazoncitos, el flamenco es también un canal de expresión de lo que te pasa en cada momento. En el escenario y en nuestro mundo te ilusionas y pasan unas cosas preciosas. Venimos de Francia y una señora, que su madre es de La Línea, nos abordó para decirnos que conoce a Flores El Gaditano y que lleva una de las webs de flamenco más prestigiosas de ese país. Eso nos ha pasado hace cuatro días en el Valle del Loira, en Gennes.

JML: En esta localidad ha habido un festival flamenco dedicado a Algeciras y en el que hemos estado nosotros, José Carlos Gómez, Manuel Peralta y Antoñito Martín. El cartel es una imagen del barrio de La Bajadilla, toda una experiencia.

-El nuevo disco está impregnado de ese homenaje a todos esos artistas.

AC: Sí, a su capacidad de transmitir y emocionar, a todo lo que hicieron gente como el mencionado Tío Mollino, Corruco de Algeciras, El Angoli... Uff, nos dejaremos nombres en el tintero, seguro, que son de la tierra y tienen un nivel de transmisión altísimo. Es una gran responsabilidad

JML: Yo me siento totalmente libre, esa libertad creativa es el sello de la guitarra de Algeciras. No es la técnica ni otras cosas, sino el sentirse libre como lo es Paco de Lucía.

AC: Es así, están marcados por el poniente y el levante. Por la libertad. Y eso lo hemos trasladado también a nuestro proyecto musical, donde reconocemos igualmente a las 13 rosas, la figura de la cantaora Concha La Peñaranda,también llamada La Cartagenera, a quien le dedicamos una malagueña con letra de Fernando Lobo. Su vida se torció gravemente después de un duro desengaño amoroso y cuenta la leyenda que se echó a la mala vida: “He perdido la vergüenza siendo una mujer de bien”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios