Algeciras

La Cruz Blanca, al borde del colapso al perder un 90% de la subvención del 0,7%

  • La entidad queda sin soporte para programas como el de urgencia social, que atiende a más de 250 familias en Algeciras

  • Un cambio en el sistema de reparto la deja con solo 76.819 euros

Una usuaria en una de las habitaciones del centro de acogida de la Cruz Blanca en Algeciras, ayer. Una usuaria en una de las habitaciones del centro de acogida de la Cruz Blanca en Algeciras, ayer.

Una usuaria en una de las habitaciones del centro de acogida de la Cruz Blanca en Algeciras, ayer. / erasmo fenoy

Las instalaciones de la Cruz Blanca en Algeciras son una amalgama en la que se mezclan familias en situación de pobreza extrema, migrantes que llegaron en patera en busca de un futuro, personas sin hogar, mujeres que quieren dejar la prostitución... Son los nombres que se esconden bajo la denominación de personas en exclusión social, que encuentran en los programas de los hermanos franciscanos una fórmula para paliarla e intentar salir de ella. Esa fórmula se ve ahora amenazada: la Fundación Cruz Blanca está a punto de perder el 90% de la subvención que recibía en Andalucía con cargo a la casilla del IRPF de la declaración de la renta, 723.000 euros menos que supondrían echar el cierre a la mayoría de sus programas en Algeciras. Casi 1.200 usuarios se verían afectados en la ciudad. También 16 trabajadores y 50 voluntarios en toda Andalucía.

Para 2018 la Fundación Cruz Blanca contará con solo 76.819 euros de subvención con cargo al IRPF de Andalucía, frente a los casi 800.000 de este año. Gran parte de ese importe se lo lleva el programa de urgencia social que la Fundación desarrolla en Algeciras y Córdoba, aquel al que acuden las personas y familias en una situación económica más difícil para cubrir bienes de primera necesidad como el pago de facturas de electricidad y agua, cuotas de alquiler o alimentos. Todos ellos son sufragados con los 556.800 euros con los que ha contado en este ejercicio, que ahora desaparecen. Con el agravante de que hasta ahora Cruz Blanca es la única que presta este tipo de ayuda en Algeciras, destacan desde la Fundación.

El centro de acogida de Cruz Blanca ha albergado este año a 350 personas

También se ha quedado sin aportación del IRPF el programa O'Cambalache para la salud de 281 mujeres en situación de prostitución o de exclusión social. O el programa Entaban, que ha permitido el asesoramiento y acceso al empleo de casi 400 personas.

Sólo han recibido fondos dos proyectos, pero también en este caso se han visto mermados notablemente: la intervención con familias contará con menos de 5.000 euros en 2018 (un 83,5% menos) y el programa de personas sin hogar tendrá algo menos de 72.000 (un 30,22% menos).

Este último es el gran proyecto de Cruz Blanca en Algeciras. La Fundación tiene un centro de acogida de 17 plazas (habitualmente cubiertas y con lista de espera) por el que pasan aquellos que necesitan un techo. "No es un albergue, es un lugar en el que además de la acogida se hacen itinerarios para la inserción social de las personas", explica el director general de la Fundación Cruz Blanca, Miguel Alberto López. Precisamente ese carácter formativo o de acompañamiento es una de las características de la ayuda que presta la Fundación, resalta su coordinador para Andalucía, Javier Morillo. "Aquí hacemos una intervención sistémica, las personas que pasan por nuestros recursos entran en itinerarios personalizados. Todos los programas están imbricados, acompañamos a la persona. Y no solo al que viene, sino que vamos a su encuentro", explica. Son fieles a su lema: Familia que acoge, acompaña y transforma.

La demanda del centro de acogida Virgen de la Palma es tal (ya van 350 atendidos este año) que estaba en proyecto su ampliación para llegar a 50 plazas, entre ellas más para mujeres. Ese proyecto tendrá que frenarse, ya que ahora la prioridad de la Fundación es poder mantenerlo al menos abierto, encontrar otros fondos que suplan los perdidos. No resulta fácil, explican, ya que el centro ya era deficitario y necesitaba de ayudas de otras entidades. Será complicado mantenerlo con el importe concedido y tampoco se puede apoyar en otros programas, como se hacía anteriormente.

Pero, ¿qué ha pasado para que una entidad como la Cruz Blanca pierda el 90% de su subvención? Tras la drástica caída está el cambio en el sistema de reparto de las subvenciones. Hasta este año, el Gobierno central era el encargado de repartir el 100% de las ayudas del 0,7% del IRPF para entidades sociales; a partir de ahora, las comunidades autónomas gestionarán el 80% de las subvenciones y el Estado se hará cargo el 20% restante (se dividen los programas en función del ámbito de actuación). Al hacerse cargo de la competencia, la Junta de Andalucía sacó una convocatoria de subvenciones con nuevos criterios de selección y más entidades a concurso. Y es en esa convocatoria en la que la Cruz Blanca ha visto caer su montante hasta un límite insospechado en los programas que ahora tiene que financiar la Junta.

La Fundación esperaba "un recorte, pero también que como se había comprometido el Ministerio se garantizase la continuidad de los programas ya en marcha, al menos en este primer año de transición", explica Morillo. Así les fue transmitido, pero la Junta de Andalucía les ha asegurado que "no ha recibido información alguna del Ministerio al respecto", señala Miguel López, que por otra parte argumenta que "hemos explicado en diferentes momentos a la Junta lo que estábamos haciendo". "El tiempo transcurrido y los buenos resultados obtenidos por los programas en marcha deberían tener algún peso", insiste López. Morillo también apunta a otro problema: "No se han tenido en cuenta las características del Campo de Gibraltar. Es importante que no se quede sin estos programas y no parece que se haya buscado una alternativa".

La Fundación Cruz Blanca se ha encontrado con un problema similar en todo el país: de 4,5 millones de subvención ha pasado a lograr menos de un millón para el próximo año. "Son proyectos que ya estaban en marcha, con gente que se estaba beneficiando", destaca López. La Fundación franciscana asegura que peleará por mantener todos los programas que pueda para lo cual pide "solidaridad y apoyo" de la ciudad para seguir con su labor de los últimos cuatro años y de 40 años de historia franciscana en Algeciras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios