Algeciras

Acaip demanda a Interior más personal para atajar las drogas en la cárcel de Botafuegos

  • Más de la mitad de las aprehensiones en la prisión de Algeciras se detectan en la entrada de los internos tras un permiso

  • Los estupefacientes multiplican su valor en la prisión y aumentan la conflictividad, según el sindicato

Radiografía en la que se observan las bellotas de hachís detectadas a un interno en la prisión de Botafuegos. Radiografía en la que se observan las bellotas de hachís detectadas a un interno en la prisión de Botafuegos.

Radiografía en la que se observan las bellotas de hachís detectadas a un interno en la prisión de Botafuegos.

El sindicato Acaip-UGT ha reclamado este lunes más personal para atajar la presencia de drogas en la prisión de Botafuegos, en Algeciras, donde la incautación de estupefacientes es constante, según los representantes de los trabajadores, así como los casos de sobredosis entre los internos

Según la central sindical, los registros detectan drogas a diario con más de 1.500 aprehensiones en diez años de sustancias como heroína, cocaína, hachís, metadona, anabolizantes, Viagra, Trankimazin o Tranxilium "llegándose a localizar en lugares inverosímiles como el dobladillo de un pantalón, en el interior de un bolígrafo, una lata de refresco o un bollo de pan. Aunque lo más usual es que el interno lo porte en el interior de su cuerpo". 

Para Acaip-UGT, no ayuda que la prisión de Algeciras tenga 60 funcionarios menos que los previstos en su Relación de Puestos de Trabajo (RPT) frente a una sobrepoblación reclusa de 400 presos por encima de la capacidad máxima de 1.000 plazas.

"Los tóxicos son introducidos por los puntos más accesibles, como el Departamento de Ingresos en el 55% de los casos cuando el interno regresa de un permiso de salida. También durante una comunicación especial con amigos, familiares o allegados, en un 38% de los casos. En un 8% de los casos, en la entrega de paquetes de ropa para el interno", relata el sindicato.

Acaip-UGT apunta que la droga se revaloriza entre la población reclusa, con ejemplos como que la heroína multiplica su valor por diez; la cocaína por cuatro o el hachís por cinco, según el sindicato. "En abril de este año se le requisó a un interno a la vuelta de un permiso de salida una bellota de heroína, otra de cocaína y 39 de hachís. Su valor en la calle sería de unos 1.500 euros mientras que alcanza los 6.000 entre los reclusos", apunta la central.

En el año 2018 el sindicato Acaip denunció seis fallecimientos por sobredosis que se produjeron en Botafuegos. Según Acaip, Algeciras ostenta la segunda cifra más alta de toda España, sólo por detrás de la prisión de Sevilla I, provocando además conflictividad con episodios como ajustes de cuentas y agresiones entre reclusos o casos que no se computan porque los funcionarios logran reanimar a los internos tras una intoxicación. 

"Esperamos que de una vez por todas tanto el ministro del Interior como la Secretaría General de Instituciones penitenciarias no hagan oídos sordos y se sienten para dialogar y resolver un tema tan grave como es la entrada, consumo, sobredosis y fallecimientos en nuestras cárceles", concluye la central. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios