Provincia

Proyecto Coach, el puente entre el mundo empresarial y el social

  • La Fundación Osborne acoge la presentación del programa de la Fundación Exit para lograr la inserción formativa de jóvenes

Puesta de largo en la provincia de Cádiz de la Fundación Exit y su Proyecto Coach. Fue ayer en la sede de la Fundación Osborne, en El Puerto, donde una veintena de empresas gaditanas conocieron con detalle este programa que persigue tender un puente entre el mundo empresarial y el mundo social para lograr que jóvenes en riesgo de exclusión social, porque están a punto de abandonar los estudios, dispongan de una oportunidad de reengancharse a su formación y recuperar así su futuro laboral. Los responsables de la Fundación Exit presentaron el proyecto a directivos y responsables de recursos humanos de las empresas asistentes, en lo que supone el desembarco en la provincia de un programa aplicado con éxito desde hace diez años en ocho provincias españolas. El alcalde de El Puerto, David de la Encina, fue el encargado de cerrar un acto que contó con una interesante mesa de experiencias en la que ofrecieron su visión del proyecto los protagonistas desde sus respectivos roles.

El funcionamiento del Proyecto Coach precisa que empleados de cada empresa se ofrezcan para ser acompañantes de los jóvenes, seleccionados a través de un intenso contacto con entidades sociales y educativas. Los trabajadores son formados para su cometido y acompañan a los destinatarios durante seis sesiones, cuatro de ellas en la propia empresa, en las que los jóvenes descubren cómo es una empresa por dentro, cuáles son las funciones que se desempeñan en ella y aprenden también a elaborar un currículum y a enfrentarse a una entrevista de trabajo.

Las empresas gaditanas tienen un plazo de dos semanas para apuntarse al proyecto

Pablo Zimmermann, responsable del Proyecto Coach, incidió en su presentación de ayer en la necesidad de que las empresas den un paso adelante y decidan ser "socialmente responsables", un aspecto en el que abundó el alcalde portuense en su intervención al afirmar que una empresa debe preocuparse evidentemente por su cuenta resultados pero, también, "tener alma y corazón".

El punto de partida del Proyecto Exit se encuentra en las preocupantes estadísticas del paro juvenil y del abandono escolar prematuro, con cifras a nivel nacional que prácticamente doblan la media europea y que en Andalucía crecen incluso por encima del dato nacional. Así, el programa va destinado a los jóvenes de entre 16 y 19 años que no han acabado Secundaria y a los que su paso por la Formación Profesional básica no les está resultando productivo. Muchos unen, además, una complicada situación familiar "El eslabón más débil de la cadena", en palabras de Zimmermann.

El director de Comunicación de la Fundación Osborne, Iván Lanza, fue el encargado de conducir el acto y de acoger a los participantes en nombre de la entidad portuense, también preocupada en sus fines por el futuro profesional de los jóvenes. Lanza animó a las empresas gaditanas a dar el paso de participar en el proyecto y destacó el buen funcionamiento del programa desde sus comienzos en 2008.

La presidenta del consejo asesor de la Fundación Exit, María Herrero, recordó los orígenes de la entidad gracias al compromiso personal de Salvador Mas y su preocupación por los jóvenes de los barrios del Raval. Herrero aportó las preocupantes cifras nacionales y comentó los tres proyectos fundamentales de la Fundación Exit.

Fue Pablo Zimmermann quien explicó a las empresas presentes en la sede de la Fundación Osborne los detalles del Proyecto Coach, que a partir de ahora abre un plazo de dos semanas para que las empresas, incluso las que ayer no pudieron estar en El Puerto, se apunten a esta iniciativa. Incidió el responsable del proyecto en el compromiso social de las empresas al acoger a jóvenes que llevan consigo "una mochila de fracasos" y a los que el contacto con el mundo empresarial les facilita un asidero vital al que agarrarse para no desperdiciar su futuro y su valía. La labor del voluntario con el joven se desarrolla durante dos meses y en seis sesiones.

Antes de que el alcalde portuense cerrara el acto, se celebró una mesa de experiencias que resultó rica y esclarecedora. Miguel Ángel Rodríguez, director general de Titania, explicó las razones que han llevado a su empresa a sumarse al proyecto Coach en Cádiz. Lourdes Jiménez, responsable de recursos humanos de Persan, confirmó que el programa en el que participan desde hace tres años es "compatible" con el día a día de la empresa. La profesora Pepa Guillén, del instituto sevillano Pablo Picasso, alabó las virtudes de un programa que logra que los jóvenes avancen en su formación y ganen en "seguridad y claridad de cara al futuro".

Y dos de los jóvenes participantes en el proyecto: Marina Ramos y José Manuel Costas, quienes desarrollaron el programa en Endesa y Persan. Ambos definieron como "positiva" una experiencia que les ayudó a motivarse y a sentirse "escuchados y atendidos".

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios