conil cf - cd san roque

Varapalo al San Roque (5-1)

  • El Conil arrolla a los rojillos, muy fallones, que al descanso ya caían 4-1

El rojillo Borja Maderal realiza un pase a un compañero en presencia del conileño Raúl Silveira. El rojillo Borja Maderal realiza un pase a un compañero en presencia del conileño Raúl Silveira.

El rojillo Borja Maderal realiza un pase a un compañero en presencia del conileño Raúl Silveira. / aragón pina

El Club Deportivo San Roque encajó una dura derrota (5-1) en su visita al Pérez Ureba de Conil en un duelo donde los locales mostraron una enorme efectividad ante un equipo rojillo que dio muchas facilidades en defensa.

El duelo arrancó con posesión del San Roque, una tónica que se mantuvo hasta que ambos equipos se retiraron por primera vez a vestuarios. Los pupilos de Javier Zafra dieron una imagen seria, pero se puede considerar excesivo el 4-1 en el ecuador del duelo.

Joselito Cornejo -que este verano fue el primer fichaje de la Unión pero decidió irse antes de empezar- fue el primero en abrir la cuenta (7') tras recibir de Kalou para marcar en el interior el área. Cinco después, un cabezazo sin aparente peligro de Fran Ponce lo metió dentro Adrián al dar un extraño paso atrás cuando buscaba el esférico. Ni el gol de Fiera, al rematar una falta ejecutada por Chupi, cambió la sensación de impotencia visitante.

Pero quedaba tiempo por delante. Kalou, tras recibir de José Narváez, anotó de vaselina, y Joselito Cornejo, de nuevo, hizo el cuarto poco después. Este último fue en otra mala elección del portero rival al despejar con el pie, pues el balón rebotó en el ariete y acabó en el fondo de la red.

El San Roque movió el banquillo antes del descanso y lo hizo de nuevo en el paso por el vestuario, entre ellos dejando en la caseta al meta Adri Valero por David Mena. No fue una medida significativa porque con 45 minutos por delante estaba todo el pescado vendido.

En este periodo, el Conil gozó de mayor posesión y lo tuvo relativamente fácil para tener el choque controlado. La guinda llegó con un derribo de Aarón sobre Fran Ponce que el eterno capitán, José Narváez, aprovechó para hacer el 5-1, una victoria tan espectacular en números como inesperada por lo visto en el campo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios