El plazo de pago a proveedores se ha triplicado en tres años en Algeciras

  • El Ayuntamiento tarda en abonar sus facturas 378,54 días según el último dato

  • Landaluce y la FAMP reclaman a Montoro que establezca un diálogo con los consistorios para buscar soluciones

El ultimátum del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a los ayuntamientos ha vuelto a poner sobre la mesa la deuda del Consistorio de Algeciras y su tardanza en abonar sus facturas. Hacienda la constata mes a mes, en los controles establecidos dentro de la normativa de estabilidad presupuestaria para ayuntamientos de todo el país, en los que se mide la evolución de la deuda con proveedores. Según esos datos, el Ayuntamiento algecireño ha triplicado en los últimos tres años el tiempo que tarda en pagar a sus suministradores de bienes y servicios, hasta situarse en enero de este año (último dato disponible) en 378,54 días. Y la deuda con ellos ha oscilado a la baja y al alza en ese periodo.

Durante 2017, ese plazo de pago estuvo por encima del año de tardanza durante prácticamente todos los meses. Se llegaron a alcanzar los 406,14 días de periodo medio de pago a proveedores, una cifra que está muy lejos del máximo de 60 días permitido por Hacienda a los ayuntamientos antes de amenazarles con su intervención. En enero de este año se bajaba a 378 días y 35,65 millones de deuda pendiente, a los que hay que sumar otros 165 millones de deuda viva (bancaria). Unos datos que están muy lejos de los recogidos en enero de 2015, cuando el Ministerio acababa de empezar a controlar los tiempos de pago dentro de los mecanismos de control de la estabilidad presupuestaria de las entidades locales. Entonces, Algeciras debía a sus proveedores solo 16,21 millones de euros; acababa de beneficiarse de los planes de pago financiados por el Gobierno central para abonar las deudas pendientes hasta el 31 de mayo de 2013, convirtiendo la deuda comercial en bancaria. El plazo de pago de la deuda era de 124 días. En enero de 2016 subía a 281,54 y en enero del pasado año ya era de 359,03. Estos datos han generado una oleada de críticas de la oposición, que reprocha además que no se respeta la prelación de pagos.

En estos datos hay que tener en cuenta que el periodo medio de pago a proveedores empieza a contar a partir de los 30 días después de haber pagado la factura, un método que el Ministerio cambiará este año tras una amenaza de sanción de la UE para empezar a contar desde el primer día.

Con esas cifras sobre la mesa, Algeciras ha sido incluida en las distintas misivas que Montoro ha enviado a los ayuntamientos. Lanzó una primera advertencia en diciembre del pasado año, en una carta en la que le advertía que estaba superando en más de 30 días el plazo máximo de pago a proveedores, por lo que debería incluir en la actualización de su plan de tesorería información relativa a la previsión de pago a proveedores de forma que se garantizase su cumplimiento. Esa misma advertencia llegó a otros 21 municipios del país; mientras que una segunda, en este caso por la falta de cumplimiento de los planes de ajuste, llegó a un total de 662 consistorios, entre ellos también Algeciras y Los Barrios.

En la última misiva, Montoro vuelve a dirigirse a las entidades que incumplen los plazos de pago. La cifra se reduce, señal de que algunas han rebajado los retrasos en el pago: ahora son 13 ayuntamientos y la Diputación de Cádiz. Les advierte que, puesto que se siguen sobrepasando los plazos, los interventores tendrán que enviar una alerta al órgano de tutela competente -la Junta de Andalucía en el caso de Algeciras- para presentar un nuevo plan de ajuste que corrija esa situación. Así se abriría un escenario en el que la Junta podría establecer medidas de reducción de gastos, incremento de ingresos u otras medidas de gestión de cobros y pagos con el objetivo de reducir su periodo medio de pago a proveedores. Y si eso no es suficiente, se le retendrán los ingresos procedentes del Estado para abonar las deudas.

Con 378,54 días de tardanza en el pago el Ayuntamiento de Algeciras es consciente de que tardará años en poder cumplir la normativa de morosidad, pero reivindica "un acuerdo para hacer frente a la deuda que dejaron otros, pero con sensatez y con lógica", pidió ayer el alcalde, José Ignacio Landaluce. El PP algecireño esgrime la reducción de su presupuesto como muestra de su esfuerzo económico: "Este ayuntamiento gobierna con 70 millones menos de los que le pedía a los algecireños el PSOE e IU", asegura el alcalde. "Gobierna más y mejor con menos dinero, con menor prisión fiscal".

"Es imposible bajar los impuestos, tener de los servicios más baratos, bajar la deuda y devolver a la Junta dinero de proyectos que no realizaron PSOE e IU, y a pesar de ello se ha pedido una reunión al Ministerio para explicarle que en Algeciras se gobierna con menos dinero de lo que nunca se ha gobernado", señaló Landaluce. Este es el mensaje que se quiere transmitir al Ministerio a pesar de que la respuesta a las primeras misivas no parece haber convencido a Montoro al no haberse logrado el objetivo de reducir el periodo de pago.

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias, Fernando Rodríguez Villalobos, pidió a Hacienda "diálogo" con los ayuntamientos y la Diputación de Cádiz. Para el representante local, la solución pasa por "sentarse en una mesa el Ministerio y los afectados y arbitrar una hoja de ruta, a largo plazo, que los saque de la situación en la que se encuentran".

Desde el otro lado de la Bahía de Algeciras, en cambio, el PP de La Línea aprovechaba el cataclismo municipal para resaltar la gestión económica realizada por el equipo de gobierno del municipio (La Línea 100x100-PP). El candidato del popular a la Alcaldía, Juan Pablo Arriaga, mostró su satisfacción por que la ciudad no aparezca en la lista de los municipios más endeudados de España. "A pesar de las especiales circunstancias de La Línea y de que queda un largo camino por recorrer, el trabajo desarrollado por todos está comenzando a dar sus frutos", resaltó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios