Industria Cepsa mantiene la inversión del fondo de barril en San Roque a la espera de los permisos

  • La compañía confía en iniciar el proyecto a lo largo de este año pese a la dilación del proyecto

  • La petrolera informa a las contratas del retraso burocrático para que no les perjudique

La refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa. La refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa.

La refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa.

La compañía Cepsa continúa adelante con el proyecto del fondo de barril para la refinería Gibraltar-San Roque, en el que prevé invertir 926 millones de euros para producir combustibles bajos en azufre, aunque la iniciativa acumula retrasos respecto de los planes iniciales como consecuencia de los trámites burocráticos

El proyecto se encuentra a expensas de la Autorización Ambiental Integrada que debe conceder la Junta de Andalucía, entre otros trámites. También hay pronunciamientos pendientes por parte de organismos estatales, según han explicado desde la compañía. 

Como consecuencia de estos retrasos, que mantienen parado el proyecto, Cepsa ha informado a las empresas auxiliares de la situación, a las que ha aconsejado que "suspendan las actividades previstas" para que no se vean perjudicadas por la dilación del proyecto. No obstante, fuentes de Cepsa insisten en que la previsión inversora se mantiene en pie. El pasado octubre ya obtuvo la declaración regional como proyecto de interés estratégico

La compañía espera iniciar el proyecto en cuanto se obtengan todas las autorizaciones y permisos necesarios, algo que fuentes de la compañía sitúan en este mismo año 2020. 

El consejero de Economía, Rogelio Velasco, ha manifestado que la administración regional trabaja para que no se pierda ninguna inversión en Andalucía e instado al resto de estamentos a que trabajen con este fin. "Desde la Junta de Andalucía se trabaja para que no se pierda ninguna oportunidad que genere riqueza y empleo. Instamos al resto de administraciones a que adopten la misma postura", ha comentado Velasco. 

Velasco ha calificado el proyecto como de "vital importancia" por su inversión y por los 3.200 empleos directos e indirectos que generará durante los tres años de obras previstos. "La refinería se adaptará a los recientes cambios regulatorios que está experimentando el mercado de combustibles a nivel mundial", ha resaltado. 

En términos similares se ha expresado la consejera de Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo. El proyecto "tendrá que cumplir los requisitos que pida la norma en Andalucía y también a nivel estatal si quiere ser realidad", según ha advertido Crespo, quien en todo caso ha dejado claro que por parte de la Junta están "encantados" de recibir proyectos que vengan a Andalucía a "producir energías medioambientalmente más sostenibles".

"Bienvenidas sean" estas iniciativas y que se "cumplan con todos los parámetros medioambientales para dar luz a un proyecto que venga a crear puestos de trabajo en la zona del Campo de Gibraltar, donde tanta necesidad hay de empleo", según ha manifestado la consejera, quien ha insistido en que la Junta "tramita su parte" en relación a este proyecto y el Estado "tendrá que tramitar la suya".

El Ayuntamiento de San Roque, a través de su alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, ha explicado este jueves que todos los trámites municipales están culminados en declaraciones recogidas por Canal Sur Radio. Ruiz Boix ha instado al resto de administraciones a que concedan prioridad y celeridad a los procedimientos burocráticos pendientes. 

Fondo de barril

Con este proyecto se dotará a la refinería de la más moderna tecnología, con el objetivo de adaptarse a los recientes cambios regulatorios que está experimentando el mercado de combustibles, que registra una demanda cada vez mayor de productos más ligeros y combustibles con menos azufre.

La intervención prevista consiste en la ampliación de la refinería Gibraltar-San Roque mediante la instalación de una nueva unidad denominada LC-Fining, a la que se acompañará de unidades para la reducción del impacto medioambiental.

El LC-Fining es una técnica inédita en España (en Europa hay cinco unidades de las 16 licenciadas en el mundo), cuya función consiste en tratar los productos pesados del proceso de destilación con hidrógeno y en presencia de un catalizador para generar destilados medios bajos en azufre de mayor calidad. El azufre es un componente inherente del petróleo crudo y, en los distintos procesos que se llevan a cabo, esta sustancia va incorporándose a los residuos, que deben ser adecuadamente tratados a fin de evitar su emisión al exterior. Con  la nueva unidad se logrará precisamente aumentar la proporción de crudo de contenido alto y medio en azufre destilado, pasando del 42% actual al 59%.

La tecnología utilizada posibilitará la reducción del impacto medioambiental. Se estima que con los nuevos combustibles producidos con este proyecto se reduzcan las emisiones del transporte marítimo en 136.000 toneladas al año.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios