Investigación y Tecnología

Es una práctica menos habitual, pero escribir a mano tiene muchos beneficios

  • Cuando escribes a mano, lo pasas por la memoria de una forma mucho más profunda porque el cerebro recuerda mucho mejor cuando escribimos

  • Patricia Ramírez: "Escribir a mano beneficia más al cerebro que otra forma de recoger información, como puede ser teclear o las notas de audio"

  • Descubren los primeros casos de transmisión accidental del Alzhéimer

Manos de un niño escribiendo con bolígrafo en un papel.

Manos de un niño escribiendo con bolígrafo en un papel.

Regresar al papel y boli cuando estamos inmersos en las nuevas tecnologías es algo que parece impensable. Algunos puede que lo vean ya muy lejano, como de otra época. 

Sin embargo, hay quien aun adaptados a los nuevos tiempos, sigue prefiriendo tomar notas, tener una agenda o hacer la lista de la compra haciendo uso del papel y boli. Y hacen bien porque escribir a mano tiene muchos beneficios mentales, siendo la memoria la más favorecida ya que te permite recordar más cosas. ¿Te acuerdas cuando hace años te mandaban a copiar una palabra o incluso un acto de comportamiento para que lo recordaras?  

Según la psicóloga Patricia Ramírez, escribir a mano beneficia más al cerebro que otra forma de recoger información, como puede ser teclear o las notas de audio porque "el cerebro activa la zona occipito-parietal que se relaciona con la codificación de la nueva información aprendida y esto se activa con la escritura manual, pero no cuando tecleamos".

Beneficios que recibimos

  • Escribir a mano los pensamientos ayuda a ordenar lo que pensamos.
  • Mejora la psicomotricidad fina
  • Favorece ejecutar movimientos finos y complejos
  • Favorece la memoria porque escribir a mano ayuda a retener más que teclear
  • Cuando se trata de redactar, escribir a mano beneficia la escritura más compleja y hacer textos más largos.
  • A los niños, les ayuda a sus habilidades motrices, a aprender a expresarse y a generar ideas porque exige que compongan la frase mentalmente antes de redactarla de su puño y letra.
  • Al escribir sobre el papel también se emplean capacidades neuronales más complejas y se ejercita el cerebro en mayor medida que cuando escribimos en un teclado ya que esta última manera solo implica el área verbal y visual. Mientras que la caligrafía a mano implica la verbal, la visual, la gráfica y el área íntegra de estas tres zonas cerebrales.

Aprendizaje más profundo de los conceptos

Según un estudio publicado en la revista Psychological Science: "Cuando escribes a mano, no tomas nota de todo porque no te da tiempo, pero, a cambio haces muchos procesos de integrar y seleccionar lo más importante y vas elaborando el contenido. Por el contrario, el teclado facilita mucho escribir más rápido, con lo que la tendencia es tomar apuntes literales sin procesar mucho la información".

Escribir a mano facilita que tengas un mejor conocimiento de la ortografía, ya que el corrector del teclado te da pistas y no tienes que buscar. Te lo da hecho y al final no aprendes a escribir bien porque delegas en que el corrector ortográfico del programa hará eso por ti.

En este sentido, un nuevo trabajo publicado por la anterior revista, ha concluido que los universitarios que redactan sus apuntes a mano, consiguen aprender más profundamente los conceptos y sintetizar mejor y jerarquizar las ideas con mayor eficacia.

Escribir a mano para sanar 

La psiquiatra Marian Rojas Estapé recomienda la escritura a mano. Dice que es una forma de sanar las heridas. ¿Has escrito alguna vez en un diario? A lo largo de la historia ha sido verdaderamente sanador escribir cómo te sientes porque "cuando uno escribe, uno enlentece su pensamiento, desconecta del ritmo frenético", comenta la psiquiatra, pero: "Tiene que ser con papel y boli porque tecleando no tiene el mismo efecto ya que no se estimulan las mismas zonas cuando tecleamos que cuando escribimos a mano".

Cuando escribes a mano, lo pasas por la memoria de una forma mucho más profunda porque el cerebro recuerda mucho mejor cuando escribimos. En este sentido, tomar apuntes es sanísimo porque el cerebro decide con qué se queda y cómo lo escribe. "Durante ese trazo, el cerebro activa unas zonas que le vienen muy bien a la memoria, para la concentración y para ralentizar el ritmo de vida frenético que llevamos", concluye la psiquiatra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios