Investigación y Tecnología

Trabajar la fuerza y la resistencia está muy bien, pero con estos ejercicios previenes caídas y mejoras el equilibrio

Grupo de personas entrenando en un parque.

Grupo de personas entrenando en un parque.

La coordinación es una habilidad fundamental en nuestra vida diaria, pero solemos darle más importancia a la fuerza y a la resistencia. ¿Sabías que actividades tan simples como caminar, escribir, cocinar o practicar algún deporte requieren una compleja interacción entre nuestro cerebro y nuestro cuerpo? Esto quiere decir que la coordinación tiene un papel crucial.  

Cuando trabajamos la coordinación se implican músculos y articulaciones que trabajan de manera conjunta y armónica. Desde una perspectiva biológica, la coordinación es el resultado de una comunicación entre nuestro sistema nervioso central y periférico, músculos y órganos sensoriales.

Trabajar en la mejora de la coordinación no solo beneficia a los atletas o personas activas físicamente, sino que todos podemos obtener grandes ventajas de un sistema coordinado y bien ajustado con el que prevenir, principalmente las lesiones ya que cuando nuestros movimientos son fluidos y precisos, es menos probable que suframos caídas o golpes accidentales. Algo que suele ocurrir a menudo en edades más avanzadas.  

"La práctica de actividades que requieren coordinación estimula áreas del cerebro relacionadas con la memoria, la atención y la toma de decisiones"

Aspectos que se mejoran trabajando la coordinación

La coordinación también mejora la eficiencia en nuestras tareas diarias. Cuando realizamos movimientos coordinados quiere decir que empleamos menos esfuerzo y más precisión, lo cual se traduce en una menor fatiga muscular y un mejor rendimiento general. Piensa en la diferencia entre un profesional de cualquier gremio, pero que esté experimentado y uno que sea principiante. Por norma general, el primero realizará su trabajo con movimientos suaves y exactos, resultado de años de práctica y desarrollo de su coordinación.

Otro aspecto importante que mejora trabajando la coordinación es el desarrollo cognitivo y emocional. La práctica de actividades que requieren coordinación, como deportes, baile o incluso tocar un instrumento musical, estimula áreas del cerebro relacionadas con la memoria, la atención y la toma de decisiones. Además, la sensación de dominar una habilidad nueva y mejorar en ella tiene una gran repercusión en la autoestima y bienestar emocional.

Por lo que respecta al ámbito laboral, el trabajo de coordinación también ayuda a desarrollarte profesionalmente, tanto si hablamos de trabajos manuales como la cirugía, la artesanía o la ingeniería, en la que se desarrolla la capacidad de coordinar movimientos complejos y delicados; como en profesiones de usar más el intelecto como la gestión o la enseñanza. En estas son fundamentales la coordinación mental y la habilidad para organizar tareas y pensamientos de manera eficiente.

"La clave está en la regularidad y en la diversidad de movimientos que hagamos entre la mente y el cuerpo"

Ejercicios para entrenar la coordinación

La coordinación es una habilidad que se puede entrenar a cualquier edad y usando desde ejercicios más suaves a otros más complejos. Por ejemplo, los más jóvenes, pueden desarrollar su coordinación a través del juego y la actividad física porque no solo ayuda en su desarrollo físico, sino que también les enseña a superar desafíos, a trabajar en equipo y a desarrollar una mentalidad perseverante. Estas son habilidades que les beneficiarán a lo largo de toda su vida.

El proceso de mejorar nuestra coordinación no requiere necesariamente de equipamientos costosos o entrenamientos complicados. Actividades tan sencillas como el yoga, el pilates, la natación o, incluso, juegos de mesa y actividades artísticas pueden ser altamente efectivas para desarrollar la coordinación. La clave está en la regularidad y en la diversidad de movimientos que hagamos entre la mente y el cuerpo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios