Investigación y Tecnología

Pesticidas: ¿qué impacto tiene en la salud las sustancias que se emplean para controlar plagas en el medio agrícola?

Agricultor tratando el cultivo con productos agrícolas.

Agricultor tratando el cultivo con productos agrícolas.

Los pesticidas son productos que se utilizan para controlar las plagas de las plantas y del cultivo con el fin de que este pueda salvarse. Sin embargo, también contienen sustancias químicas que pueden perjudicar el medio ambiente y la salud de personas y de los animales. El contacto directo con estas sustancias puede causar problemas respiratorios, irritación en la piel, daño neurológico y se han relacionado también con enfermedades crónicas como el cáncer.

Los pesticidas no solo afectan a las plagas, sino que también pueden dañar de manera indirecta a otras especies que viven en nuestro planeta como aves, peces y mamíferos, las cuales pueden ser intoxicadas al ingerir alimentos contaminados o al entrar en contacto directo con los pesticidas.

Maneras de ser contaminados

Estos productos químicos también perjudican el agua que nos llega a través de diferentes fuentes ya sea de forma artificial o a través de la infiltración en el suelo, ocasionando consecuencias graves para los ecosistemas acuáticos y afectando a la calidad del agua potable.

La exposición a pesticidas pueden ser a través de los alimentos. De hecho, hay estudios que han demostrado que consumir comidas con muchos residuos de pesticidas puede aumentar el riesgo de ciertos problemas de salud. Al mismo tiempo, es posible absorberlo a través del contacto con los ojos y con la propia piel. 

El medio ambiente es otro sector perjudicado a causa de la exposición constante a pesticidas, suponiendo un impacto en el reino animal ya que afecta a insectos que son beneficiosos para el medio en el que vivimos como son los polinizadores y otros organismos del suelo, lo que contribuye a la pérdida de biodiversidad en los ecosistemas agrícolas.

Métodos alternativos a los pesticidas

El uso excesivo de pesticidas puede afectar la salud del suelo y reducir la capacidad de los agricultores para que puedan desarrollar una agricultura sostenible a largo plazo. Como solución a esta problemática, existen diferentes alternativas que no suponen tanto daño a la salud de las personas y del medio ambiente como, por ejemplo, la rotación de cultivos en la misma parcela la cual proporcionaría a la tierra una gran variedad de nutrientes.

Otra forma de reemplazar los pesticidas, sería la práctica de una agricultura orgánica en la que se utilizarían productos como el compost, el estiércol y los abonos verdes que, además de aportar nutrientes a la tierra, mejorarían la estructura del suelo, atendiendo a sus necesidades, respetando los ciclos y con los que se aseguraría tener un cultivo de mayor calidad.

En esta línea, se harían siembras entre los cultivos principales para cubrir el suelo y mejorar sus propiedades, fijando nutrientes y mejorando la disponibilidad de nitrógeno, lo que, a su vez, reduciría la necesidad de fertilizantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios