Investigación y Tecnología

Fortalecer los cuádriceps previene la cirugía de rodilla, según un estudio

Hombre practicando ejercicio que fortalece el cuádriceps.

Hombre practicando ejercicio que fortalece el cuádriceps.

La Sociedad Radiológica de América del Norte ha extraído como conclusión a un estudio elaborado que tener unos cuádriceps fuertes puede evitar la intervención quirúrgica de rodilla. Los cuádriceps y los isquiotibiales son los dos grupos musculares más importantes para la rodilla.

Los cuádriceps se encuentran en la parte delantera del muslo y componen el grupo muscular más fuerte del cuerpo, además de ser muy importantes para la marcha de una persona. Los isquiotibiales se encuentran en la parte posterior del muslo y son igualmente esenciales para la actividad física.

Ambos grupos musculares son complementarios porque actúan como fuerzas contrarias. Esto quiere decir que forman un equilibrio en la pierna de tal forma que se pueden practicar ejercicios a la vez que se protege a la rodilla en su totalidad. Por el contrario, si existe en un desequilibrio produce un cambio en la biomecánica de la zona aumentando las probabilidades de padecer osteoartritis que es una enfermedad de las articulaciones en la que los tejidos de la articulación afectada se deterioran con el tiempo.

Mayor volumen muscular, menos sustitución de rodillas

En el estudio, evaluaron los músculos de las piernas de 134 participantes en el que compararon a 67 pacientes que se habían sometido a un reemplazo total de una sola rodilla con otras 67 personas a los que su rodilla no se les había tocado, todos emparejados por variables como la edad y el sexo.

El análisis de Inteligencia Artificial de las resonancias magnéticas de rodilla de los participantes reveló que "tener una mayor proporción de cuádriceps a volumen de isquiotibiales se asoció significativamente con menores probabilidades de reemplazo total de rodilla". A su vez, también se comprobó que tener un volumen alto de isquiotibiales y gracilis, que es un músculo largo y delgado en la parte interna del muslo, reducían las posibilidades de reemplazo de rodilla. 

Los resultados dejan patente que llevar un programa de entrenamiento centrado en fortalecer cuádriceps e isquiotibiales son buenos para fortalecer las piernas y que las rodillas no sufran. Y si no sufren, no hay por qué intervenir. 

 Ejercicios para fortalecer los cuádriceps e isquiotibiales

Cuádriceps:

  • Sentadillas convencionales. Son muy sencillas de realizar y puedes hacerlas en cualquier lugar, incluso, en tu casa. Hay que mantener las piernas ligeramente separadas entre sí y bajar la cadera hacia el suelo como si quisieras sentarte. Es importante tener una buena postura, para ello, la espalda debe permanecer recta, las rodillas apuntando hacia afuera y la mirada al frente. Lleva el peso hacia los talones y apóyate en ellos cuando vuelvas a la posición inicial.
  • Sentadilla isométrica. Mantener los pies a la anchura de los hombros con las puntas ligeramente hacia afuera, flexiona las rodillas hasta llegar a los 90º, dejando los cuádriceps paralelos al suelo.
  • Zancada isométrica. Se realiza de pie, con los pies separados a la altura de los hombros flexionando una pierna a 90 grados, manteniendo esta postura durante, al menos, 30 segundos y se va cambiando de pierna.
  • Paso arriba. También se conoce como step-up y consiste en subir a un escalón, banco, silla, etc. pierna. 

Isquiotibiales:

  • Elevación de pelvis o puente isométrico con rodillas flexionadas
  • Puente isométrico con deslizamiento de los pies
  • Extensión de cadera con ligera flexión de rodilla
  • Puente de ranita
  • Elevación de cadera supina

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios