Investigación y Tecnología

Aceite de árbol de té, ¿contra los piojos? Esto es lo que dice la OCU

Madre tratando los piojos de su hijo.

Madre tratando los piojos de su hijo.

Cuando usamos un pediculicida que es el nombre de los productos que se usan contra los piojos, queremos que sean completamente eficaces ya que nadie quiere que su hijo o hija tenga piojos y mucho menos que los pasen a los demás. Buscamos una garantía de que son productos seguros y los menos perjudiciales posible para la salud del menor, recurriendo, en muchos casos, a remedios naturales para conseguir esa eficacia, pero ¿son siempre los más recomendados?

Uno de estos remedios naturales que se han puesto en boca de los demás es el aceite de árbol de té y si bien es cierto que es una buena opción porque tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias, desde el punto de vista de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), "no son del todo fiables".

¿El aceite del árbol de té sirve para acabar con los piojos?

La sabiduría popular atribuye al aceite de árbol de té efectos contra el acné, el pie de atleta, hongos de las uñas, herpes labial o el tratamiento de diversas heridas e infecciones, así como propiedades contra los piojos, como repelente de garrapatas y contra otros insectos. Aunque no hay una información científica concluyente, sí parece que el aceite de árbol del té es capaz de matar los piojos. 

Pero hay que dejar claro que no hay mucha evidencia científica de sus propiedades como repelente y según la OCU: "Nuestro análisis de eficacia de productos antipiojos mostraba una eficacia aceptable frente a piojos, pero no frente a liendres".

En este sentido, la OCU recomienda el uso de tratamientos que son "mucho más eficaces que este aceite para matar los piojos y liendres una vez que se ha producido una infestación, y de seguridad demostrada, porque lo que sí sabemos es que el aceite de árbol de té puede tener efectos tóxicos".

También han asegurado que los aceites esenciales usados como ingredientes de los cosméticos son seguros. Sin embargo, el aceite puro, con concentraciones mucho más elevadas que las propias de su uso en cosméticos y productos de higiene personal, como es el caso del aceite de árbol de té, presenta sus riesgos por ser una sustancia química.

Así que aconsejan que la ciudadanía opte "por alternativas de eficacia demostrada contra los piojos y correctamente etiquetadas para ese uso".

Características del aceite de árbol de té

El aceite del árbol del té se comercializa como aceite esencial sin diluir, puro al 100%, y también diluido, como ingrediente de cosméticos y otros productos para el cuidado de la piel. Lo que sucede es que las presentaciones de aceite puro suelen llevar indicaciones de cómo usarlo diluido: unas gotas en el champú o mezclado con otros aceites es una forma de uso habitual.

También se recurre a este aceite, en distintas concentraciones (del 0,5 al 2%), en productos cosméticos o de higiene personal como los spray para el cabello, champús etc. Pero la mayoría de los productos a base de aceite de árbol de té que encontramos en el mercado llevan alegaciones sobre su uso en piel y cabello, pero "no con la alegación de antipiojos o repelente de piojos", pues según la normativa, "los productos no pueden indicar propiedades que no hayan demostrado", concluyen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios