Juan Ureta

Presidente del Propeller Club de Algeciras

Eso no fue lo que esperábamos

Para el Comisionado del Corredor Mediterráneo, los problemas en Almería, Murcia o Sagunto son tan importantes como los que tiene el Campo de Gibraltar, pero aquí estamos sin tren

Configuración de los corredores Mediterráneo y Atlántico. Configuración de los corredores Mediterráneo y Atlántico.

Configuración de los corredores Mediterráneo y Atlántico.

El pasado jueves, unos y otros –más adelante explicaré esta distinción– asistimos a la presentación que el Comisionado del Gobierno sobre el Corredor Mediterráneo hizo sobre el estado de esta infraestructura en un hotel de Los Barrios.

Digo unos y otros porque, al parecer, hubo dos presentaciones. Los unos, que estuvimos en la presentación de las 17:30, y los otros que tuvieron un pase privado con el señor Boira. Tengo que suponer que les dijeron lo mismo. ¿O no fue así? El caso es que los unos, salimos de la reunión peor de lo que entramos. Al menos esa fue mi percepción y la de algunos más.

No puede negarse que José Vicente Boira tiene tablas. De algo le han valido sus años en la enseñanza universitaria. Domina los tiempos y el lenguaje e intentó vendernos su Corredor Valenciano. Pero claro, enfrente no tenía a esos alumnos ávidos de aprender del profesor: Los unos parecíamos toros resabiados, valga el símil taurino, deseosos de conocer las soluciones que nos traía para resolver las demandas del Campo de Gibraltar sobre la conexión ferroviaria.

Ya empezó mal el señor Boira. Inició su intervención explicando la importancia de la función del Comisionado en el contexto europeo. Puede que sea el efecto de la traducción del termino inglés del cual proviene, pero al menos a mí me recuerda a los comisarios políticos que tenían los regímenes comunistas. Pero el caso es: ¿A quién interesaba esa cuestión? Me atrevo a decir que a ninguno de los presentes.

Continuó José Vicente Boira explicando la visión que él tiene del Corredor Mediterráneo. Dijo que su función es tener una visión global del mismo desde Algeciras a Perpiñán y viceversa. Es decir, para él los problemas que puedan tener en Almería, Murcia o Sagunto, que los tienen, son tan importantes como los que tiene el Campo de Gibraltar. Pero aquí estamos sin tren y tenemos el primer puerto de España y del Mediterráneo, y el cuarto de Europa, y sin menosprecio a los problemas de Almería, Murcia o Sagunto, los nuestros están en otra dimensión.

Luego nos quiso dar un caramelo. Dijo que el Puerto de Algeciras sería la punta del diamante del corredor. Que más o menos seríamos la joya de la corona. Ferrmed decía más o menos lo mismo y, claro, los unos si hasta ahí éramos toros resabiados, a partir de ese momento lo de resabiados ya era poco.

El despropósito continuó cuando afirmó que “el tramo Algeciras-Bobadilla tendría doble vía de ancho europeo cuando las necesidades de tráfico en volúmenes de carga así lo aconsejasen”. Por lo visto, que Algeciras tenga carga para más de 70 trenes a la semana no justifica inversiones y que en todo caso tendría que ser al 50% entre el Central y el Mediterráneo. Es decir, más largas por parte del Comisionado.

Es ahora cuando este uno entiende o empieza a comprender anteriores manifestaciones del señor Boira mientras estaba en el puesto de secretario autonómico de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio en el Gobierno valenciano: “España tiene un diseño oculto de potenciar el eje Algeciras-Madrid…”, “Se esta desarrollando el puerto de Algeciras, electrificando la línea y haciéndola de ancho europeo, y también se esta preparando para que puedan circular trenes de 750 metros de longitud”. ¿En qué quedamos, José Vicente? ¿No será un plan oculto pero al revés, de potenciar Valencia en detrimento de Algeciras, ya que aquí no hemos visto nada de eso? Cuando decía no hace mucho: “¡Cuidado! Algunos venimos diciendo que Algeciras, con eje ferroviario central, podría ser el gran competidor de Valencia”.

Vamos, como para tener fe como usted nos pidió. Los unos, en esto de infraestructuras, somos mas agnósticos que los hunos de Atila. Al menos con el actual equipo de Fomento, cuando el ministro, el presidente de Ineco, el de la SEITT, el director general de Sepes, el presidente de Enusa, la Secretaria General de Vivienda y usted señor Boira son todos valencianos. Es decir, el lema del Ministerio de Fomento podría ser: “San Vicente y cierra Valencia”. Por todo esto, este uno empieza a entender el nombramiento como Valenciano del Año al señor Ábalos, por cierto muy aficionado a los toros. No puede negarse que ha realizado una faena digna de figurar en el Cossío y eso merece un reconocimiento.

No lo tome a mal, señor Boira, pero las cualidades de usted son los atributos que en mi humilde opinión lo hacen desaconsejable para el cargo. Usted hace lo que sabe, dar clases y enseñar, y lo que puede, que es poco en esto de infraestructuras. Pero como dije alguna vez, usted no es el culpable, es quien lo puso, el señor Ábalos, que parece que ejerce como Marqués de Valencia, cual Marqués de Esquilache cualquiera.

El pasado jueves lo intentó profesor, pero no disipó nuestras dudas. Al contrario, las ha confirmado. Hemos pasado de la sospecha a la certeza absoluta de que, sin cambio de orientación en el Ministerio de Fomento, seguiremos militando en la prehistoria ferroviaria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios