El empresariado catalán no lo ha dudado un segundo a la hora de defender sus intereses económicos, a la vista de la reforma del Sistema de Financiación Autonómica. Ellos entienden que es hora de acabar con su déficit fiscal, esto es, la diferencia entre lo que recauda Cataluña y lo que esta comunidad recibe. Este aviso ha de servir de alerta al Gobierno andaluz ante las futuras negociaciones, en las que se corre el riesgo de que Cataluña y los independentistas impongan su criterio para aproximarse a la creación de un cupo catalán, similar al de País Vasco y Navarra.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios