Tribuna libre

Juan Ureta

Presidente del Propeller Club de Algeciras

¿Dónde está la diferencia, señor Puente?

El favoritismo hacia unas comunidades y el olvido de otras marca el desarrollo de las infraestructuras ferroviarias en España

Óscar Puente, ministro de Transportes.

Óscar Puente, ministro de Transportes. / Europa Press

Recientemente se ha conocido la sentencia de Tribunal Supremo (TS) que avala el desarrollo de la Zonas de Actividad Logística (ZAL) del Puerto de Valencia. Creo que es una decisión de sentido común, que permitirá una actividad logística más eficiente del puerto y, por tanto, redundará en más actividad y, por ende, en la creación de empleo, es decir, en riqueza para todos.

Dice la citada sentencia que “sobre la constatada realidad física de esos terrenos, la escasa afección ambiental que conlleva el Plan Especial, dado que sus determinaciones vienen a consolidar las obras de urbanización en su día ejecutadas sin producir una alteración esencial respecto de la realidad existente, lo que justificaría la utilización del procedimiento simplificado de la evaluación ambiental estratégica”.

Consideremos la situación que tenemos con el tramo Algeciras-Bobadilla, un trazado del siglo XIX, vigente en la actualidad y que está pendiente de la DIA ordinaria para la electrificación del tramo Ronda-Bobadilla. Electrificación que no cambia para nada la calificación medioambiental, ya que, como bien dice la sentencia del TS, en este caso se trata de mejorar la huella de carbono producida por el empleo de los combustibles sólidos utilizados por las unidades diésel que actualmente cubren el trayecto.

Es igual de razonable terminar una terminal que ya está hecha como electrificar la Algeciras-Bobadilla

En una palabra, el tramo Algeciras-Bobadilla es una realidad constatable, al igual que la ZAL de Valencia; no hay modificación en el trazado de la línea actual, solo se trata de dotarla de la electrificación, que, además de reducir la contaminación, hará posible mejorar y aumentar los tráficos de mercancías en ese trayecto, incluido en los dos corredores TEN-T de la Unión Europea, el Atlántico y el Mediterráneo. Es igual de razonable terminar una terminal que ya está hecha como electrificar la Algeciras-Bobadilla.

La realidad es que han pasado más de 8 meses del plazo de 2 años que le dio ADIF a Ayesa para hacer pública la DIA favorable al mencionado proyecto, pero seguimos esperando.

Es posible que yo esté equivocado, pero leyendo los argumentos de la sentencia sobre la ZAL de Valencia, aquí no se debería haber solicitado una nueva DIA. Y, en todo caso, debería ser la simplificada y no la ordinaria.

¿Acaso estamos ante un “genocidio medioambiental”? ¿Dónde está la mesura?. Electrificar un tramo existente con una DIA ordinaria no es entendible ni exigible, salvo para algunos “ecologistas de salón”.

Ahora entramos en las motivaciones que pueden tener los distintos organismos afectados en este proceso: Junta de Andalucía, Ministerio de Transición Ecológica y Ministerio de Transportes, las cuales se me escapan, ya que una cosa es lo que dicen y otra lo que hacen. ¿Cuál es la alteración esencial que causa la electrificación? Me temo que prima más hacer política de sangre con las infraestructuras y utilizarlas en contra del oponente político más que en beneficio de los españoles, transformando el poder de las infraestructuras en las “infraestructuras del poder”. Este no es el camino.

¿Acaso estamos ante un “genocidio medioambiental”?

El ministro de Transportes, que estuvo hace unos meses en Algeciras, solo tuvo buenas palabras, pero de hechos poquitos. Es decir, como dice el refrán “Mucho te quiero perrito, pero de pan poquito”.

Señor Óscar Puente, usted dijo que venía a hacer y a no estar, loable propósito, pero ¿puede explicarnos qué está pasando con el proyecto de electrificación? Los más de 300.000 habitantes de Campo de Gibraltar se lo van a agradecer. ¿Tan difícil es para usted dar un golpe en la mesa y exigir a quien sea responsable de esta situación, la solución al problema?

Ministro, usted que ha estado en Valencia en la Fiesta de la Logística. Le invito a la que tendremos en Algeciras el viernes, 14 de junio. Será una ocasión inmejorable para que usted pueda palpar de primera mano el sentir de la familia logística de esta comarca y, aún más, está invitado al I Foro Logístico del Campo de Gibraltar, que organiza el Propeller Club Algeciras el jueves 13, el día antes de la Fiesta de la Logística.

Y termino. Solo con la implicación de todos es posible avanzar y en el tema de las infraestructuras debemos tener una política de Estado, unas miras a largo plazo, un pensamiento catedral.

Señor Puente, tendamos puentes y no barreras.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios