Mr. Bean en LA Moncloa

La deriva radical de España empieza a convertirnos en un problema que va más allá del circo catalán

Quién no recuerda a Mr. Bean, el estrafalario personaje creado por Rowan Atkinson que, durante unos años, casi recuperó la “vis cómica” del cine mudo con sus disparatadas ocurrencias? Las torpezas encadenadas de Bean le llevan a situaciones cada vez más enrevesadas, angustiosas al mismo tiempo que hilarantes, resueltas a menudo con un golpe final absurdo pero, a su modo, genial, que le permite salir, si no airoso, al menos sin grave perjuicio y, eso sí, siempre autosatisfecho.

Si sustituimos la gesticulación del actor británico, donde reside buena parte de su gracia, por el discurso chulesco unas veces, encantado de sí mismo otras, de Pedro Sánchez, con el que se justifica, más allá de sus mentiras, la deplorable impresión que produce en tantos, podemos contemplar el parentesco de ambos personajes, especialistas en salir de un lío mediante el recurso de organizar otro mayor que, inmediatamente, hace casi deseable el primero. Las últimas semanas, desde que a mediados de abril, como hoy sabemos, su esposa fuese notificada por el juez instructor de su investigación por graves posibles delitos de corrupción, Pedro Sánchez ha encadenado situaciones inimaginables en el presidente del Gobierno de un país del nivel que todavía se le supone a España. El doble objetivo de, por un lado, distraer la atención sobre los graves problemas de su más íntimo círculo político y familiar, y por otro, de galvanizar al sector de la ciudadanía que le permanece fiel y a los poderes mediáticos y económicos que lo sostienen a partir de su férreo control del aparato socialista y del presupuesto, sólo es alcanzable al precio de jirones más y más dolorosos de soberanía, de vulnerabilidad y de prestigio exterior. La deriva radical de España, en un momento en que se anuncia todo un cambio de ciclo en Europa, empieza a convertirnos en un problema que va más allá del circo catalán y la eterna crisis de la nación.

Lo de Argentina, e inmediatamente la estúpida provocación a Israel, y lo que esto implica en la política internacional, sólo puede concebirse como intentos a la desesperada de reforzar los apoyos internos que permitan avanzar a marchas forzadas, pese a la corrupción y al deterioro de las instituciones, en la creación del nuevo régimen que se prepara. Paso a paso, mediante procedimientos casi calcados, nos acercamos a modelos bolivarianos. Atentos a la próxima trastada del Mr. Bean de la Moncloa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios