La esfera armilar

Moreno, qué fácil lo tiene

Decididamente, Espadas no es un candidato presentable para este tiempo de pesares

No da la impresión de que la designación de Juan Espadas por parte del PSOE haya sido un acierto. Un sevillita criado en los pechos del Partido, sin experiencia más allá de los límites del albergue ideológico que le da cobijo, no es el tipo que entusiasmaría a los muchos andaluces que no son sevillanos y aún menos a los que sienten el protagonismo de Sevilla como una losa. Añádase -ya en Sevilla, capital- a aquellos que no han digerido el ostracismo a que ha sido sometida la ex Susana Díaz o ven en Pedro Sánchez -no deben de ser pocos- el continuador de la obra demoledora de Rodríguez Zapatero. Pero hay más: el tal reta a Juanma Moreno a firmar ante notario que no se aliará con VOX, o sea (dícese) con esa especie de lobo neofranquista disfrazado de oveja democrática. Él, que para nada se refiere al lastre separatista, neocomunista y terrorista que arrastran sus mayores. Él, que, ignorante de los contenidos de El País y la Ser, se refiere a las encuestas de CENTRA -el órgano institucional de la Junta, en materia sociocultural- adjudicándole el (histriónico) papel del CIS de Tezanos.

No, decididamente, Espadas no es un candidato presentable para este tiempo de pesares y madresmías, y dado lo irreflexivo de su designación, uno se queda perplejo ante la evidente falta de sustancia gris que muestra esa izquierda turbia que tanto dolor y nostalgia acarrea a los espíritus progresistas de verdad. Cuando ves cómo está el paño, te sale lo del ¡ay Felipe de mi alma! de La Revoltosa o el ¡ay Felipe colócanos! de las murgas de Emilio el Moro, que cantaba Carlos Cano. Tanto El País como la Ser están bajo control, por eso se pueden extraer de sus discursos valiosísimas informaciones, no sólo sobre las realidades externas vistas desde dentro, sino también de las internas vistas desde fuera.

No es que sea sorprendente que Espadas no se fíe de los vaticinios electorales de CENTRA, habituado como está a los tejemanejes estadísticos de Tezanos en el CIS. Lo que sorprende es que no esté al tanto de los dictados y comentarios de la Ser y de El País. Permítaseme que le oriente: con fecha 30 de mayo pasado, ambos medios difundieron una encuesta en la que el PP rozaría la mayoría absoluta con 48 escaños, el PSOE alcanzaría los 33 y Vox los 18. El batiburrillo asambleario restante andaría por los 10 escaños repartidos entre las dos opciones del "por" y el "adelante". Así es, aunque no sea lo que le parece al candidato.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios