Algeciras llora la muerte de Ernesto Delgado Lobato, uno de los alcaldes más carismáticos que ha tenido la ciudad en su historia democrática. El actual regidor, José Ignacio Landaluce, tuvo el acierto de ceder a la familia el salón de plenos para acoger la capilla ardiente y de decretar un día de luto, que, sin embargo, no ha sido respetado ni por el propio equipo de gobierno local. Nada más salir del Consistorio, el alcalde y varios de sus concejales participaron en el festivo pasacalles de las tunas que se han dado cita en la ciudad. Un despropósito total.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios