Sesión en verde ayer de los principales índices europeos. El Íbex 35 registró el mayor repunte, el 1,1% y superó los 11.300 puntos, su mayor registro desde julio de 2015, gracias a la revalorización de las acciones de Grifols después de sus favorables resultados delprimer trimestre, al sector inmobiliario y al sector bancario, a excepción de Caixabank y Bankinter, que cerraron en rojo.

Una jornada con diversas referencias macroeconómicas relevantes. Tras conocer el dato de inflación de Francia, que se mantuvo en línea con la lectura preliminar al repuntar el índice general un 2,2% interanual, la Comisión Europea publicó su informe de primavera en el que actualiza las previsiones de crecimiento. Destacó la revisión de crecimiento del PIB en 2024 de Alemania a la baja (–0,7 pp hasta un 0,1% anual) y las mejores perspectivas de España (+0,4 puntos porcentuales hasta un 2,1%). La Comisión recorta 4 décimas el crecimiento esperado de la Eurozona hasta un 0,8% anual.

No obstante, los inversores vieron con buenos ojos la previsión de la Comisión de que la inflación se moderará con mayor celeridad a la esperada, situándose en la Eurozona de media en 2024 en un 2,5% (vs. 2,7% proyectado previamente). Asimismo, el apetito por los activos de riesgo se vio favorecido por el crecimiento en de un 0,3% de la Eurozona, dejando atrás la recesión técnica.

El otro dato relevante de la jornada fue el IPC de EEUU. El índice general se situó en el 3,4% interanual (vs. 3,5% en marzo), mientras que el subyacente se moderó por primera vez en seis meses.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios