JoSÉ SÁNCHEZ MONTES. director de cine

"Rodar 'Omega' ha sido una especie de catarsis para la familia Morente"

  • Cuando se cumplen 20 años del nacimiento del disco más rompedor de Enrique Morente, un documental narra cómo se gestó este trabajo que marcó un antes y un después

Hace 20 años, en 1996, Enrique Morente rompió las reglas y se lanzó al abismo con un disco revolucionario donde unió tres de sus pasiones: flamenco, rock y poesía. Eligió, para bautizarlo, la última letra del alfabeto griego, Omega. Eterno desde el nombre. Moderno en su esencia. Turbador. Emocionante. Ahora, un documental dirigido por el realizador granadino José Sánchez Montes y producido por Sacromonte Films cuenta cómo nació este disco mítico que en su momento vendió 56.000 copias. Llegará a las pantallas de toda España el próximo 18 de noviembre, aunque ya se ha podido ver en el Festival Beefeater In-Edit de Barcelona, dedicado al documental musical.

-20 años de Omega y continúa siendo vanguardista.

-Lo cierto es que cuando Enrique Morente y Lagartija Nick empezaron este proyecto ya se sabía que algo grande iba a pasar. Enrique llevaba muchos años trabajando en otros sonidos más allá de los que tan bien conocía del flamenco, y Lagartija no era un grupo sin sustancia, sino todo lo contrario. Si a eso sumamos a Lorca, a Cohen… y a pioneros como Jesús Arias, el asunto pintaba bien. Y efectivamente, veinte años después de que se iniciara esta aventura seguimos oyéndola con sorpresa y admiración.

-El estreno del documental en el festival In-Edit de Barcelona ha tenido una gran acogida.

-No ha podido ser mejor, 1200 personas llenaron la mítica sala Aribau, en el centro de Barcelona, con motivo de la inauguración del festival In-Edit, el más importante de los dedicados al cine musical en nuestro país y uno de los mejores del mundo. Risas, aplausos y muchas lágrimas de emoción crearon un ambiente especial. Vivir aquello con Aurora Carbonell, Antonio Arias, Gervasio Iglesias y parte del equipo de producción de la película fue una experiencia inenarrable. Ya en 2011 sucedió algo parecido cuando proyecté Tiempo de Leyenda, sobre el otro disco revolucionario del flamenco liderado por Camarón, pero la reacción del público esta vez ha sido brutal. El director del festival ha afirmado que nunca había tenido una ovación tan tremenda para una película en las 14 ediciones que han celebrado.

-Imagino la carga de emoción que ha debido ser preparar este documental sobre Morente, junto a su familia, amigos y colaboradores más cercanos.

-Para mí, que llevo tantos años de trabajo con Enrique Morente y con la familia, me ha resultado muy emotivo. Todavía no me acostumbro a ver las imágenes rodadas durante más de 15 años pensando que Enrique ya no está. Pero por otra parte ha sido una especie de catarsis para todos, también para la familia. Por primera vez los he visto reír y disfrutar viendo vídeos de una época que desde luego añoran, creo que ese punto de cambio se percibe en la película.

-¿Lo más difícil a la hora de preparar este trabajo?

-Intentar tener objetividad sobre algo que tenga que ver con Enrique. Y esa distancia siempre debe existir entre el creador y el protagonista. Uno de los objetivos era que en la película se dijera lo menos posible que era un genio, demasiados elogios siempre restan verdad y además en este caso son innecesarios porque… no hay más que verlo y oírlo.

-Alguna anécdota especial.

-Lo maravilloso y sorprendente que fue encontrar las imágenes de los primeros ensayos en Armilla. Llamé a Ángel Arias para preguntarle sobre unas grabaciones en los camerinos de un concierto de Omega en Fuentevaqueros y le pedí que las viéramos juntos. Él tenía una cinta en la que solo ponía Morente y le pedí que la trajera cuanto antes para verla. Y allí estaban todos, recién llegados al estudio de grabación, con las caras de sorpresa y las conversaciones y discusiones que aparecen en la película.

-Imagino que el documental ya lo están reclamando fuera de España.

-Por supuesto. Han empezado a pedirlo muchos festivales, que además estaban esperándolo. Son muchos años en esto y las producciones anteriores han viajado por todo el mundo y enseguida se van enterando de lo que hay interesante en el mercado.

-En Omega se reúnen García Lorca, Morente, Leonard Cohen, los mejores... ¿qué sensación le produce manejar estos materiales de tan altísimo nivel?

-Siempre tengo una sensación de responsabilidad. No me considero más que un artesano que intenta documentar un momento o un artista que a mí me interesa. Y cuando se habla de genios como los cuatro componentes de este disco: Lagartija Nick, Enrique Morente, Federico García Lorca y Leonard Cohen, estamos ante un asunto muy serio.

-¿Nervioso ante la acogida del documental en Granada?

-Bueno, a uno le gusta que sus paisanos vean el trabajo que hace pero claro, en este caso estamos hablando de un producto muy granaíno, inspirado en un granadino ilustre, con músicos de aquí y producido por una empresa que ya cuenta en sus vitrinas con 13 premios Goya y que tiene (y no por casualidad) el nombre de Sacromonte Films. No sé si seremos profetas en nuestra tierra, pero ojalá que la gente vaya al cine a partir del día 18 y nos cuente lo que le ha parecido.

-La familia de Morente ha colaborado con usted, ¿cómo ha sido el proceso de trabajo?

-La familia Morente es muy consciente de la importancia que tenía contar ese pequeño fragmento de la carrera de Enrique y ha colaborado con muchísimo cariño y generosidad, aportando su conocimiento y una confianza que, francamente, no sé si merecemos.

-Qué material inédito encontraremos en este documental.

-Ya lo he contado respecto a las imágenes de Ángel Arias, pero además hay mucho material de conciertos que yo tenía grabados o entrevistas con Enrique que no habían salido al público. Y además hay mucho material inédito en la banda sonora, canciones inéditas que no están en el disco original y versiones desconocidas que van a sorprender a los espectadores, de manera que podrán sentirse dentro de la película fácilmente.

-Jesús Arias ya no está con nosotros, ¿cuál fue su aportación en Omega?

-Absolutamente fundamental. Jesús era uno de los primeros en traer a España la experiencia del punk y además era un intelectual muy cercano y querido por Morente y por supuesto inspirador de grupos como Lagartija, KGB y TNT. Él escribió toda una tesis sobre la música adecuada al poema que luego se convertiría en Omega y actuó de intermediario y agitador para que el disco pudiera grabarse. Considero que Jesús Arias está teniendo un reconocimiento póstumo que merecía haber percibido mucho antes durante estos últimos años en los que sintió tanta incomprensión.

-¿Se la jugó Enrique Morente con Omega?

-No, él sabía muy bien lo que estaba haciendo. Quizás se lo jugaron más los Lagartija Nick, porque su carrera era todavía muy corta y aquel disco produjo muchas fisuras en el grupo. Enrique se la jugaba continuamente, tenía ya la armadura puesta para salir de casa.

-Usted ha sido íntimo amigo de Morente, ¿cuál es la perspectiva de su trabajo desde esa amistad?

-No es nada común que un genio te permita acercarte a su lado durante una larga temporada y te permita retratarlo y disfrutar de su manera de crear. Yo he tenido esa fortuna durante mucho tiempo y con él he creado algunos de mis trabajos más queridos. Por destacar algunos el proyecto FGL: De Granada a la Luna, Morente sueña la Alhambra y el documental de Estrella CasaCueva y Escenario. Y ahora Omega. Un verdadero lujo y un homenaje en el que he tenido que tragarme más de una lágrima.

-¿De qué Andalucía hablamos en 'Omega'?

-Hablar de Lorca, de Lagartija Nick, de Enrique Morente y toda su familia es hablar de la Andalucía verdadera. Es hablar de la Andalucía de la posguerra que vivió Enrique en su infancia y de la del futuro, la del universo que tanto atrae a Antonio Arias. Yo creo que ya está bien de pedir perdón, debemos y podemos estar orgullosos de ser granadinos y andaluces.

-Este documental, ¿nos hará reflexionar, valorar más a nuestros genios?

-Ojalá, sería muy bueno si eso sucediera. Pero al menos quedará, como tantos otros trabajos, como un testimonio de ese momento brillante que ellos fueron capaces de generar.

-Reacciones interesantes tras la primera proyección en Barcelona...

-La otra noche, en Barcelona, la gente estaba entusiasmada. Me encantó ver la cara de felicidad de Aurora y Antonio. Solo por eso ya merece la pena. A ver qué les parece a los demás protagonistas: Eric Jiménez, Juan Codorniú, Miguel Ángel Pareja, Miguel Ángel Cortés o Raúl Alcover, por hablar solo de los granadinos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios