Decálogo de dudas sobre las Banderas Azules de Cádiz

litoral

La enseña se ha convertido en símbolo de excelencia en las playas, sin embargo, los ecologistas llevan años apuntando fallas medioambientales

La provincia de Cádiz mantiene casi todas sus Banderas Azules

Las playas con suspenso en las Banderas Azules gaditanas, según Ecologistas en Acción

Vista de la playa Victoria, en Cádiz.
Vista de la playa Victoria, en Cádiz. / Miguel Gómez
Pilar Vera

20 de mayo 2024 - 06:00

Cada año, a la hilera de Banderas Azules que salpica el litoral le sigue, invariablemente, la crítica ecologista que apunta que estos galardones destacan principalmente el aspecto turístico de las playas, no el medioambiental. Lo cierto es que los galardones chocan insistentemente con emplazamientos que hacen, al menos, plantear dudas. Ahí está El Palmar, con un problema serio de viviendas ilegales y de gestión del agua;o, en este año, el galardón a Fuentebravía –que llegó cuando estaba cerrada al baño– o a Cortadura –con la polémica del Eurovelo–. O el hecho de que las candidaturas se realicen a través de web y que los ayuntamientos no se queden con las actas que los inspectores de Bandera Azul elaboran.

¿Qué se exige, y qué no, a una playa Bandera Azul, según los propios criterios de la ADEAC? ¿Qué cuestiones pueden plantearse?Intentamos solventar unas cuantas.

1.¿Qué muestras se toman respecto a calidad del agua?

La playas candidatas a Bandera Azul han de tener por lo menos un punto de muestreo para el análisis de sus aguas de baño y una calidad excelente del agua en todos sus puntos. La ADEAC exige un mínimo de ocho muestras al año y los informes que se realicen durante la temporada de baño han de tener una frecuencia no inferior a quince días. Según apunta la asociación en su normativa, “es responsabilidad del Ayuntamiento la exposición al público de estos datos actualizados, con menos de un mes de antigüedad”.

El informe de aguas de baño referente a 2023 realizado desde la Consejería de Salud y Consumo marcaba un total de 77 puntos de control repartidos entre todas las playas de la provincia. Palmones, en Los Barrios, y la playa de Levante, en La Línea, eran las que mayor número de marcas recogían, con cuatro puntos de muestro cada una. A ellas les seguían las de Getares (Algeciras), Los Lances (Tarifa) y Cortadura y La Victoria (Cádiz), con tres cada una. Los ocho kilómetros de La Barrosa, sin embargo, sólo contaban con dos.

Según estos últimos análisis, la calidad del baño era excelente en todas ellas, excepto en las de El Carmen (Barbate), Tres Piedras (Chipiona), Guadarranque (San Roque) y las playas sanluqueñas de Bajo de Guía-Bonanza, La Jara y La Calzada, que presentaban una “ligera alteración de los parámetros microbiológicos” que estaban ya dentro de la normalidad en el momento de emisión del informe.

Desde Ecologistas en Acción apuntan, sin embargo, que las muestras que se exigen se limitan a un “muestreo visual, que no haya grasas, elementos flotantes y demás, y a instancias de los informes que envían los propios ayuntamientos”.

Los parámetros que se siguen respecto a la calidad del agua son microbiológicos: presencia de E. coli y enterococo intestinal. Eso es lo referente a Salud, “que a no ser que sean muy escandalosos, como la vez que tuvo que cerrar la playa del Carmen en Barbate, suelen pasar bien –indica desde EA Daniel López Marijuán–. Pero no se realizan, por ejemplo, analíticas especiales de hidrocarburos”.

Toda la Bahía de Cádiz, por ejemplo, es zona sensible a eutrofización, “aunque tanto el emisario de la capital como el de San Fernando vierten al océano abierto”, comenta López Marijuán.

La playa de Fuentebravía, en El Puerto, estaba cerrada al baño cuando salieron las concesiones de este año.
La playa de Fuentebravía, en El Puerto, estaba cerrada al baño cuando salieron las concesiones de este año. / Julio González

2. ¿Puede una playa cerrada al baño tener Bandera Azul?

Este año ha sorprendido el caso de Fuentebravía, en El Puerto, aún cerrada en el momento en el que se hizo pública la lista por problemas con un colector. Ocurre que la orden de Bandera Azul puede haberse elaborado a partir de datos obtenidos antes del episodio en concreto –aun así, en caso de que se produzca una alteración de la calidad del agua, debe comunicarse a ADEAC–.

3.¿Puede izarse una Bandera Azul en una zona con problemas con su depuradora?

Sí, dentro de los criterios de concesión de Bandera Azul puede leerse: “Si una depuradora incumple la Directiva de Aguas Residuales Urbanas, pero vierte a un cauce interior y/o el punto de vertido se encuentra a más de 2 km de la playa candidata, no será impedimento para la concesión de la Bandera Azul, siempre y cuando no exista una sentencia en firme por el TSJUE”. Hablamos aquí de los famosos “emisarios submarinos”, en los que se asume, por ejemplo, que la dilución en aguas atlánticas es rápida y no afecta.

“Pero no se contemplan cosas como que el emisario puede vertir a la distancia contemplada, pero estar lleno de agujeros”, añade Daniel Lopez Marijuán. Un ejemplo es el de la playa de Santa María, en Cádiz, que sufre desde hace años el impacto de un emisario de aguas pluviales mal ejecutado y en permanente erosión: finalmente, se ha resuelto que la Junta ejecute las obras necesarias para la reparación del colector.

No es, desde luego, la única playa de la provincia con problemas endémicos con su depuradora: ahí están El Palmar o la playa de Zahara de los Atunes, en el área Barbate. Llevamos ya una década hablando de la depuradora conjunta en la zona, y el problema sigue sin resolverse –señala López Marijuán–. Cuando nosotros elaboramos la lista de Banderas Negras, sopesamos según la normativa, y en cuáles cumplen las depuradoras y en cuáles no. Lo peor es que los ayuntamientos se presten a este juego sucio desde hace muchos años”, opina.

4. ¿Se puede limpiar la playa con maquinaria pesada?

Pues sí, aunque la norma dicta que es preferible que prime la maquinaria ligera y que hay que tener en cuenta el perfil de la playa candidata. En el caso de utilizarse maquinaria pesada, se recomienda limitar su uso al mínimo posible (uno o dos días a la semana); mientras que en las playas naturales se aconseja la limpieza manual exclusivamente. En playas con cordones dunares, la maquinaria de limpieza nunca debe acercarse a menos de cinco metros del frente dunar. “En eso sí se ha avanzado mucho –admite Daniel López Marijuán–. Se intenta no meter máquinas como las retroexcavadoras que hemos visto a veces, y hay planes de playa en los que ya se ha introducido esta cuestión”.

El grupo ecologista La Plazoleta-EA de Rota –localidad que acumula esta temporada seis banderas azules– denunciaba el año pasado que la maquinaria de limpieza no respetaba esta distancia en los sistemas dunares. Desde ADEAC subrayaron que la limpieza manual era diaria en el litoral roteño, y que la formación a los trabajadores de la limpieza había sido clara respecto a las peculiaridades medioambientales.

Obras del Eurovelo en las dunas de Cortadura.
Obras del Eurovelo en las dunas de Cortadura. / Lourdes de Vicente

5.¿Qué se tiene en cuenta respecto a las dunas?

Los municipios con arenales incluidos en zonas con hábitats de interés comunitario deben introducir medidas para la protección y regeneración de estos. Aquí brilla el tramo desde El Chato hasta Torregorda en Cortadura, donde el trazado del Eurovelo atraviesa el sistema de dunar de forma obvia: la arena llega a cubrir muchas veces la ruta.

Luego está la cuestión de la alimentación de playas, “que se ha atenuado un poquillo, pero que se sigue haciendo”. En este sentido, los ecologistas instan a que no se confunda a los usuarios diciendo que así la playa “se regenera: no se regenera nada, se alimenta de forma artificial por un periodo de tiempo relativamente breve, porque después el mar termina reclamando su sitio”.

6.¿Se retiran las algas que llegan a las playas?

No, siendo este punto un imperativo para lucir la Bandera Azul. Aun así, más adelante en el texto, los propios criterios suavizan la postura diciendo que “se recomienda no retirarlos durante la temporada de baños pero, si se retiran, deberá realizarse de forma sostenible, evitando maquinaria pesada y fomentando cribadoras o tamizadoras que eviten la retirada de arena”.

También en la costa noroeste, denunciaron los ecologistas, las algas son retiradas de forma continua por medios mecánicos. Ante ello, la ADEAC puntualizó que las algas “únicamente son retiradas durante la temporada alta de playas, y en aquellos casos en los que se generan acúmulos que, con las altas temperaturas pueden provocar la aparición de invertebrados”.

¿Esto es aplicable a todas las algas? No, las invasoras, como la Rugulopteryx okamurae, deben “ser retiradas y gestionadas correctamente para evitar su propagación”.

7.¿Cómo afectan cuestiones como las viviendas ilegales?

Según la normativa referente a banderas azules, “el área de la playa, sus instalaciones y actividades, así como su entorno inmediato, deben cumplir con los planes oficiales de desarrollo y ordenación del territorio para su zona litoral y con la legislación litoral y ambiental”. Desde Ecologistas en Acción apuntan de nuevo el ejemplo flagrante de El Palmar, “atestado de urbanizaciones ilegales,con 2.500 viviendas irregulares”; o los tres nuevos macro hoteles que se proyectan en el complejo hotelero del Novo Sancti Petri, en Chiclana.

Los ecologistas de Costa Noroeste también han denunciado, por ejemplo, que el Ayuntamiento de Rota ha concedido la permanencia de cuatro chiringuitos en las playas roteñas (La Costilla, Chorrillo-Rompidillo, Puntalillo, La Ballena), los cuales obstaculizan la dinámica sedimentaria de estas playas. Además, señalaban a ADEAC, de la “presencia de edificaciones ilegales en el entorno de la zona de Servidumbre de paso y la Zona de Protección”.

Al ser interpelados directamente respecto a esta cuestión, desde ADEAC remitieron a los ecologistas a la Consejería de Medio Ambiente, que es quien concede las autorizaciones para los chiringuitos, asegurando que no tenían constancia de ninguna ilegalidad. Asimismo, aseguraron que Bandera Azul vela “por el cumplimiento de la legislación en las zonas de baño y su entorno cercano, incluido lo que esté dentro de la línea del DMPT”.

8. ¿Una playa con Bandera Azul tiene que tener duchas?

No, no es necesaria la instalacion de duchas para la obtención de Bandera Azul. De hecho, especialmente en el actual escenario de escasez hídrica, no se consideran aconsejables. En cualquier caso, si existen duchas en la playa candidata, éstas deben contar con sistemas de ahorro de agua y el sistema de evacuación debe asegurar la correcta higiene de los platos.

9.¿Qué pasa con las playas con animales?

Pues, en principio, si hay perros, no hay banderas:“La prohibición de animales domésticos en la playa debe abarcar toda el área de la playa candidata a Bandera Azul, incluida la zona de baño, por motivos higiénico-sanitarios”.

Según estas guías, Sanlúcar ha de despedirse de estos galardones, ya que “en una playa Bandera Azul no pueden realizarse en temporada de baño carreras de caballos, ferias de ganado o similares”. Aunque ADEAC –se indica también– puede emitir una autorización para actividades puntuales.

10.¿Puede haber motos acuáticas?

Sí, es posible la presencia de motos acuáticas en aguas de baño con Bandera Azul, aunque se desaconseja su alquiler.

stats