La Línea Los trabajadores del Burgo exigen a la Junta una reforma integral

  • Los empleados piden la cobertura de las 31 vacantes y más trabajo para los fijos discontinuos

Los trabajadores de la residencia de tiempo libre de La Línea, ayer frente a la Subdelegación de la Junta en Algeciras. Los trabajadores de la residencia de tiempo libre de La Línea, ayer frente a la Subdelegación de la Junta en Algeciras.

Los trabajadores de la residencia de tiempo libre de La Línea, ayer frente a la Subdelegación de la Junta en Algeciras. / jorge del águila

Los trabajadores de la residencia de tiempo libre de La Línea, conocida en la ciudad como el Burgo Turístico, llevaron ayer hasta Algeciras sus reivindicaciones a la Junta de Andalucía para que la dote de más plantilla y ejecute una reforma integral del centro para garantizar el mantenimiento de este servicio público.

El colectivo, que lleva semanas protestando a las puertas del inmueble, se desplazó hasta la Subdelegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar para visibilizar sus protestas, que se resumen en tres frentes: precariedad en la plantilla, falta de personal y unas instalaciones obsoletas.

El sindicato CCOO detalló que uno de los principales problemas de los trabajadores estriba en que la Junta de Andalucía acordó en su momento reducir la duración de los empleados fijos discontinuos de nueve a seis meses. Fue una medida por la crisis, según CCOO, que todavía se mantiene en vigor y que afecta a la calidad del servicio. Los perjudicados reclaman que se revierta en toda Andalucía, por lo que pronto habrá protestas en Sevilla con este fin.

Además, hay numerosas vacantes en la plantilla. La residencia tiene una relación de puestos de trabajo establecida en 132 personas, de los que 74 son empleados con contrato anual o indefinidos, si bien hay cinco vacantes sin cubrir, lo que reduce el total a 69. El colectivo de fijos discontinuos está formado en teoría por 58 personas, aunque hay 26 vacantes sin cubrir, lo que deja el grupo en 32 personas. El total de empleados en temporada alta, por tanto, es de 101 personas, un 30% inferior a lo reflejado en el organigrama.

El centro está además en una situación de conservación precaria, según los empleados. Hay habitaciones clausuradas por falta de mobiliario o por deficiencias en las tuberías, lo que resta capacidad a la residencia. El sindicato y los trabajadores apuntaron que todas las residencias turísticas de la Junta se han visto beneficiadas por proyectos de reforma integrales salvo la de La Línea, que arrastra numerosos parcheos y actuaciones parciales desde su construcción a finales de los años 70 del siglo pasado.

Ángel Gavino detalló por la mañana, previamente a la reunión con el colectivo, estar en contacto con los trabajadores desde hace tiempo y haber trasladado sus demandas a las delegaciones territoriales de Empleo y a la Delegación del Gobierno andaluz en Cádiz. "Es una problemática histórica que forma parte de un cambio de modelo en las residencias. Me preocupa no sólo el funcionamiento de la residencia de tiempo libre de La Línea, que es señera y está ubicada en un lugar privilegiado, sino el propio aporte que puede tener la residencia a la ciudad", apuntó Gavino.

El subdelegado aseguró que la residencia está en la agenda del Gobierno regional como uno de los elementos que pueden aportar oportunidades de empleo y generación de actividad económica, aunque sin concretar si se atenderán las demandas de los trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios