La Línea

Los detenidos en La Línea por torturar a un menor le querían quemar vivo

  • El herido llevaba tres años deambulando por toda España tras fugarse de un centro de Torremolinos

Francisco López Matesanz, comisario de La Línea, en una entrevista en La Sexta Francisco López Matesanz, comisario de La Línea, en una entrevista en La Sexta

Francisco López Matesanz, comisario de La Línea, en una entrevista en La Sexta / La Sexta

Los cuatro detenidos en La Línea, un matrimonio y sus hijos, tras presuntamente someter a torturas a un menor de edad de origen marroquí como venganza por ser el supuesto autor de varios robos en domicilios querían quemarlo vivo. Así lo explicó ayer a Europa Sur el comisario de La Línea, Francisco López Matesanz, que relató cómo se sucedieron los hechos hasta llegar al arresto de cuatro personas.

“El menor se escapó de un centro de Torremolinos y estuvo deambulando por toda España durante tres años. El pasado 26 de diciembre se recibió una llamada a la sala del 091 alertando del estado del menor, que apareció con heridas graves, con la muñeca derecha rota, un corte en un dedo al haber intentado cortárselo y varios hematomas”, detalló el comisario.

“Tras este testimonio nos pusimos a buscar a los presuntos autores de los hechos y los indicativos de Seguridad Ciudadana los encuentran al día siguiente. El grupo se gana la confianza del menor y nos cuenta lo que ha pasado, que estuvo retenido dos días y que le querían quemar vivo y que llevaban pasamontañas. Le tuvieron dos días en un domicilio y luego le llevaron a una parcela. Allí le metieron en un bidón que tenía gasolina y fue donde temía que le quemaran vivo. Después consiguió escapar. Con los datos que nos dio se inició la investigación y se detuvo a cuatro personas: a un matrimonio, los dueños de la casa; al autor de las lesiones, que es el hijo; y a un menor que estuvo presenciando cómo lo torturaban y que no dijo nada”, indicó López Matesanz.

El matrimonio ya ha ingresado en prisión. El hijo se encuentra en libertad con cargos y el cuarto es el menor, investigado como presunto autor de un delito de omisión del deber de impedir delitos. El supuesto móvil de las torturas es un robo en el domicilio de los detenidos, aunque este hecho no fue denunciado, de ahí que se tomaran la justicia por su mano.

En el registro que los agentes realizaron en la parcela, situada en el Zabal, fueron intervenidos cuatro armas de aire comprimido, un pañuelo de papel con restos de sangre, varias bridas de color negro y bolsas con pequeños trozos de hachís y otros efectos, como un bidón de gasolina. Los detenidos no tienen antecedentes por delitos relacionados con el tráfico de drogas, aunque el comisario confirmó que en La Línea se les conoce por su implicación con el narcotráfico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios