Gibraltar

Lo que el 'Brexit' pone en juego

  • La decisión de May de dejar el mercado común pone en riesgo la presencia en el Peñón de las grandes casas de apuestas por internet, que tampoco pueden renunciar al cliente británico

Erik Pieters, del Stoke City, pugna con el jugador del Chelsea Victor Moses. Erik Pieters, del Stoke City, pugna con el jugador del Chelsea Victor Moses.

Erik Pieters, del Stoke City, pugna con el jugador del Chelsea Victor Moses. / efe

En Gibraltar están ubicadas 34 casas de juego por internet, las más importantes del mundo, que generan al año unos 30.000 millones de euros y mantienen alrededor de 3.000 empleos directos, muchos de ellos ocupados por campogibraltareños. Los hay en puestos administrativos, de diseño y mantenimiento web o atendiendo llamadas de atención al cliente en call centers. Después de que en 2005 se aprobase la Ley del Juego británica casi todas las empresas de juego y apuestas online decidieron abandonar Gran Bretaña para librarse de las nuevas obligaciones fiscales. Todas ellas fueron llegando a Gibraltar atraídas por su régimen fiscal (exención de IVA para márketing, bajísimo impuesto de sociedades y exentos de pago de impuestos de juego en Reino Unido), pero ahora todo eso está en peligro y el temor de que vayan yéndose por donde vinieron crece cada día.

La intención -anunciada esta semana- de la primera ministra, Theresa May, de situar al Reino Unido fuera del mercado único la obligará a buscar un "nuevo y ambicioso acuerdo de libre comercio" con el bloque, una vez lo abandone completamente. La cuestión es que la normativa europea sobre juego online especifica que aquellos que quieran solicitar una licencia deberán ser empresas comunitarias pertenecientes a la Unión Europea o al Espacio Económico Europeo. Está claro que la tributación y la liquidez del sector del juego online se verán afectadas. Muchos especialistas entienden que es posible que muchos operadores decidan trasladar su negocio a otro territorio más favorable o algún país de la Unión Europea para garantizar su estabilidad, pero no hay que olvidar que el mayor volumen de clientes se encuentra en Reino Unido, así que las casas de apuestas tampoco pueden arriesgarse a perderlos. Al menos el 55% de los servicios de apuestas remotas prestados a los clientes en Reino Unido son proporcionados por compañías con sede en Gibraltar. Esta es la gran incertidumbre, pero no la única.

La primera consecuencia negativa del Brexit está llegando incluso antes de que se consume, según publica la web especializada InfoPlay, que afirma que sus analistas entienden que "la fuga de cerebros es más que notable y palmaria". "Los trabajadores de estas empresas de juego online están siendo captados por otras asentadas en Malta, Irlanda y Chipre por no hablar del impacto que tendrá también para la economía de la zona de Gibraltar donde trabajadores españoles cobran allí en libras", explica la web.

"La consecuencia paralela al Brexit de momento es clara: fuga de talentos a otros sectores o a otros operadores con sede en otros lugares", apunta el experto Iván García. Además, en otros puestos de trabajo de "soporte" de estas empresas, bajará el nivel porque el poder de atracción que antes tenía el cobrar con libras ahora ya no existe al devaluarse y, además, con una deriva que irá a más", pronostica Iván García. "El juego online había conseguido atraer a profesionales cualificados y con mucha experiencia. Ahora con la incertidumbre sobre el futuro y con la devaluación de la libra, esos profesionales pueden ser relocalizados aunque muchos podrían cambiarse de sector ya que la experiencia en gaming es algo apreciada en muchos negocios online. Otros grandes gurús del sector pueden verse empujados a emprender y crear sus propios proyectos", concluye.

El tercer problema al que se enfrentan las casas de apuestas ubicadas en Gibraltar apareció después de que en diciembre de 2014, dentro de la Ley de Finanzas, el Gobierno británico estableciera una tasa del 15% para las actividades de juego y apuestas remotas realizadas por británicos en lugares como Gibraltar.

La Gibraltar Betting and Gaming Association (GBGA), que que representa a la mayoría de operadores de juego con sede en Gibraltar, reclamó contra la normativa, argumentando que este régimen restringe la libre circulación de servicios en violación del artículo 56 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE). La GBGA solicitó una revisión judicial del régimen de impuestos después de que perdió un desafío legal al reglamento. El Tribunal Supremo de Inglaterra solicitó en julio de 2015 al Tribunal de Justicia de la Unión Europea que dirimiera el factor clave: si, como entienden los operadores el Peñón tiene el carácter de un territorio independiente para Reino Unido dentro de la UE, por lo que la prestación de servicios entre los dos debe ser tratada como cualquier comercio dentro del organismo supranacional en virtud del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. El pasado jueves, las casas de apuestas se llevaron un duro golpe cuando el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Maciej Szpunar, concluyó que Gibraltar y el Reino Unido son "un solo Estado miembro" en lo que respecta a la libre prestación de servicios, lo que tiró por tierra su reclamación.

Szpunar, cuya opinión no es vinculante pero que generalmente suele marcar la línea de la sentencia posterior del Tribunal, considera que la Roca y el Reino Unido deben ser tratados como una sola entidad a efectos de la libre prestación de servicios, dado que son "un solo Estado miembro" y, por tanto, el régimen fiscal no supone "una restricción" a dicha libre prestación. "El nuevo régimen fiscal introduce impuestos nacionales sobre los juegos de azar que se aplican a los proveedores de servicios sin hacer distinciones", precisó el abogado general en un comunicado.

Si la sentencia final del TJUE se produce, como parece, en este sentido, se añadirá un nuevo obstáculo al negocio del juego en internet desde Gibraltar, ya que los operados tendrán que seguir pagando el impuesto del 15% de lo que ingresen de sus clientes británicos, que -ya está dicho- son mayoría.

Actualmente, Reino Unido posee seis jurisdicciones con sus correspondientes instituciones reguladoras que ofrecen licencias de juego online. La Comisión de Juego del Reino Unido (UKGC), la Autoridad Reguladora de Gibraltar (GRA), la Comisión de Control del Juego de Alderney (AGCC), la Comisión de Supervisión del Juego de la Isla de Man, la Comisión del Juego de Jersey y la Comisión de Control de Juego de Guernsey. De todos ellos, las autoridades de Reino Unido, Gibraltar e la Isla de Man siempre han ocupado un papel predominante. Sin embargo, en las última fechas Alderney ha llegado a acumular un gran número de licencias expedidas. Quizás todo esté cambiando o quizás vaya a cambiar. Lo único cierto es la propia incertidumbre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios