Algeciras CF

Alejandro Pérez Robles, el algecireño que ha hecho despegar al Mérida

Alejandro Pérez Robles, en la sala de trofeos del Mérida.

Alejandro Pérez Robles, en la sala de trofeos del Mérida. / Mérida AD

El próximo rival del Algeciras CF está encabezado desde los despachos por un algecireño. No mucha gente lo sabe pero Alejandro Pérez Robles es parte fundamental del engranaje del Mérida, el equipo que este domingo (19:30) rinde visita al Nuevo Mirador con motivo de la cuarta jornada liguera del grupo II de la Primera Federación.

El Mérida, el único club extremeño en la categoría y uno de los conjuntos que mejor ha arrancado la temporada, tiene como director general a Alejandro Pérez Robles. El algecireño fue uno de los fichajes estrella de la Sociedad Anónima Deportiva romana en ese otro terreno de juego donde los clubes se juegan su presente y su futuro: los despachos. Como CEO, Alejandro es el máximo responsable en materia logística, empresarial y financiera. 

Alejandro Pérez Robles (1990) nació y creció en Algeciras, pero como tantos otros jóvenes echó a volar fuera de casa. Y nunca mejor dicho porque este algecireño se licenció en Ingeniería Aeronáutica por la Universidad de Sevilla para dedicarse a "diseñar aeropuertos". Sus enormes inquietudes y ganas por continuar formándose llevaron a Alejandro a completar un máster en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE Business School) y, una vez en Madrid, a lanzarse hacia su "pasión" con el MBA Internacional en Gestión Deportiva y del Entretenimiento impartido por LaLiga Bussiness School.

"El deporte es negocio", sentencia Pérez Robles, que recaló el pasado verano en Mérida para integrarse en el nuevo proyecto romano con un área "fundamental" en cualquier club que milite en una Primera Federación cada día más profesionalizada. "Esta categoría no da beneficios por eso cada vez se hace más necesario en el fútbol contar con personas especializadas en la gestión y la economía, y saber ajustarse a un control financiero fuerte", sostiene.

El algecireño echó los dientes en Algeciras y estudió en el Kursaal, con un breve paréntesis en el extranjero con su familia (México y República Dominicana). Alejandro Pérez Robles se marchó a Sevilla a iniciar sus estudios aeronáuticos y desde allí subió un peldaño más para dar un giro a su vida en Madrid. "Hagas lo que hagas, en mi caso siempre son muchas horas. Estaban diseñando aeropuertos y decidí centrar mi vida en otros aspectos relacionados con la administración y la consultoría, y, finalmente, aposté por una de mis pasiones, por el fútbol", relata.

¿Jugó en el Algeciras de niño? "Jugué en el Cuesta del Rayo", dice con orgullo Alejandro, que se anticipa a la pregunta. "Creo que estuve hasta juvenil, pero recuerdo dejarme las rodillas en el Llano Amarillo y embarcar balones al mar en el puerto", bromea con añoranza.

Sus memorias relacionadas con el Algeciras están vinculadas a familiares que vivían cerca del desaparecido Mirador. "Recuero de muy niño que íbamos a casa de familia que vivía junto al estadio viejo y algún ascenso, pero poco más", confiesa el algecireño, que lleva media vida fuera.

Alejandro Pérez Robles está "muy contento" con sus primeros meses en Mérida, donde ha encontrado una estructura idónea para trabajar. "Yo con las expectativas soy muy prudente", dice al ser preguntado por el excelente comienzo liguero de los emeritenses, que llegarán al Nuevo Mirador con siete puntos de nueve. "Esto solo acaba de empezar y sabemos que la categoría se puede hacer larguísima durante una temporada", recuerda el algecireño, que tiene a Rafa Nadal como una fuente de inspiración para afrontar desafíos.

"Estamos en proceso y me gusta disfrutar de ello", explica el director general, que asume esa trabajo sordo, esa labor oscura que desde su puesto debe desempeñar para que el resto de piezas encajen. "Seguramente no estamos en el foco de los aficionados, pero debemos estar para que el equipo cuente con todo lo que necesita. El dinero es finito -insiste-, por eso es fundamental el componente empresarial. Los modelos antiguos de clubes ya no son viables en este tipo de categorías", reflexiona.

Para Alejandro Pérez Robles visitar el Nuevo Mirador el domingo tiene un inevitable toque especial por aquello de regresar a la tierra. El calendario ha querido que se vayan a enfrentar dos equipos que no conocen la derrota. "Los dos invictos. Estoy convencido de que va a ser un gran partido", augura.

El Mérida abandera a Extremadura como único representante en la categoría: "Es un orgullo para nosotros, pero cuantos más seamos mejor. Creo que sería bueno para el club y para la comunidad", dice al algecireño, cargado de sensatez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios