El reto migratorio

Andalucía acusa al resto de CCAA de dar la espalda a los menores migrantes

  • La consejera de Igualdad critica la "falta de solidaridad" y pide al Gobierno medidas "directas" para abordar su acogida

  • Este año han llegado 3.700 niños y jóvenes a las costas andaluzas

Algunos menores magrebíes tras ser rescatados de una patera. Algunos menores magrebíes tras ser rescatados de una patera.

Algunos menores magrebíes tras ser rescatados de una patera. / erasmo fenoy

La Junta de Andalucía llegaba el pasado lunes a la Conferencia Sectorial de Migraciones con un objetivo marcado y remarcado durante los meses anteriores: lograr un reparto equitativo y solidario de la atención a las personas que llegan a las costas andaluzas, especialmente de los menores no acompañados. Andalucía es la más afectada al ser la que recibe a la mayoría de los migrantes irregulares llegados a las costas españolas, pero también otras comunidades autónomas planteaban la misma necesidad de equilibrar esfuerzos al Gobierno central ante la realidad de unos centros de menores colapsados. Sin embargo, la conferencia se cerró sin acuerdo alguno al respecto, y tras unas primeras declaraciones tibias, la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, mostró ayer su "insatisfacción" por la falta de resultados en el encuentro convocado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

La situación de la red de acogida a los menores migrantes en Andalucía es límite. Hasta el 31 de julio han llegado a las costas andaluzas más de 3.700 menores no acompañados que han entrado en el sistema de protección de la Junta de Andalucía, la Administración de la comunidad en la que desembarcan. Esta tutelaba el pasado año más de un tercio de los niños y jóvenes en esa situación, pero ese porcentaje va creciendo. Y el resultado es que el sistema de acogida inmediata está completamente colapsado, con los centros multiplicando varias veces su capacidad, hasta por 10 en el centro de referencia de La Línea de la Concepción, cercano al principal punto de entrada de los menores. Pero tampoco hay medios en el sistema de acogida permanente para hacer frente a los programas con estos menores.

Ante esta situación, la Junta, con su presidenta a la cabeza, ha reclamado en múltiples ocasiones un reparto solidario de la responsabilidad. Pero esa esperanza quedó en nada en la primera conferencia sectorial desde 2015. "No se ha adoptado una actitud de solidaridad territorial", lamentaba ayer Sánchez Rubio, transmitiendo su "gran preocupación" por lo que está ocurriendo en un audio distribuido por su consejería. En la reunión el tema se puso sobre la mesa, pero se postergó la toma de decisiones al respecto al mes de septiembre, cuando se convocará una Mesa de Coordinación Interterritorial en el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

La consejera instó al Gobierno a que "retome" este problema y en la reunión del 5 de septiembre para abordarlo se tomen medidas "directas" para coordinar estas políticas y que "se haga de manera solidaria entre los territorios". Según recordó, es "absolutamente necesaria" la coordinación entre el Gobierno y las comunidades porque "el sistema de protección de Andalucía no puede abarcar la intensidad de llegadas de menores no acompañados a las costas andaluzas".

Estas declaraciones llegan después de constatar en la reunión que hay comunidades que no quieren un reparto por cupos de los menores no acompañados que llegan a las costas del Sur peninsular. Así lo explicó la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, que consideró que es una cuestión que "hay que trabajar con tranquilidad". Sí coincidieron Gobierno y autonomías en la necesidad de actualizar el registro porque los datos del Ejecutivo y los de las comunidades "no cuadran" y hay menores que pueden figurar en dos regiones distintas.

Además, los responsables autonómicos reclamaron que se evalúe y revise el protocolo marco de intervención de menas que se aprobó en 2014.

La portavoz de Menores del PP en el Parlamento andaluz, Patricia Navarro, criticó ayer que "la solidaridad" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "empieza y termina en los márgenes del marketing político, ya que a la hora de tomar decisiones, ha dejado a Andalucía a solas frente a la crisis migratoria que se está produciendo". Esta es la conclusión que extrae Navarro de la Conferencia Sectorial de Migraciones, en la que el Gobierno andaluz "ha visto frustradas" sus expectativas al no conseguir que se acuerde un reparto de los menores extranjeros no acompañados. "Sánchez invita y Andalucía paga", ironizó la diputada autonómica del PP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios