Castellar

El gato que cruzó el Estrecho de Gibraltar en patera y se recupera en Castellar

  • El centro de rescate del Zoo mima a un pequeño animal que fue auxiliado por Salvamento Marítimo en el Mar de Alborán tras cruzar desde Marruecos en los brazos de una niña 

La niña que cruzó el Estrecho abrazada a su gato. La niña que cruzó el Estrecho abrazada a su gato.

La niña que cruzó el Estrecho abrazada a su gato. / Z. C.

La noche del 18 de enero fue larga para la Salvamar Gienah. Durante muchas horas no dejó de atender avisos de pateras en serios apuros en el Mar de Alborán. Todas iban cargadas de magrebíes que habían puesto en riesgo sus vidas para cruzar el Estrecho de Gibraltar rumbo a Europa. El buque de Salvamento Marítimo atendió seis emergencias. A las 4:45 emprendió la cuarta. En la precaria embarcación iban 24 personas. Eran 15 varones, dos mujeres y siete menores. En un primer momento nadie se dio cuenta: una niña había hecho todo el viaje abrazada a un gatito. Ni la protección de su dueña impidió que el pequeño animal llegara en muy malas condiciones. Ahora se recupera en el centro de rescate animal del Zoo de Castellar. Está en buenas manos.

"Actualmente lo tenemos en cuarentena. Se está recuperando de sus diferentes patologías, llegó deshidratado, mal nutrido y con diarreas, lo tenemos en constante observación y con cuidados intensivos. Va mejorando notablemente. Una vez más nuestra labor es cuidar de todos los animales que rescatados de diferentes organismos competentes, como Policía, Seprona, Guardia Civil y Aduanas, de todo el litoral del Andalucía", explica un portavoz desde centro que lleva trabajando desde 1998 y que abrió al público en el año 2002 gracias a la iniciativa privada.

La historia de este gatito es también la de una niña, menor de diez años, que no quiso dejar a su mascota en Marruecos cuando emprendió el cruce del Estrecho junto a su familia, formada por un matrimonio y sus cuatro hijos de la zona del Rif. La pequeña subió a la infraembarcación con el animal y se mantuvo abrazada a él durante los 15 kilómetros que duró la travesía. Cuando fue rescatada, las autoridades le retiraron el felino para salvarle la vida y lo trasladaron a Castellar. El Zoo advierte que está "deseando recuperar el estado del animal para que vuelva a estar con su familia y su dueña, la niña de 10 años que lo cuidaba antes de llegar a nuestra península".  

Unos días después del rescate de la patera, el Zoo de Castellar emitió una llamada de auxilio en las redes sociales. "Aún a puerta cerrada, el cuidado de los animales no se ha detenido. Lanzamos esta petición de ayuda desde nuestro centro de rescate, necesitamos carne, frutas, verduras para poder alimentar a todos nuestros animales. Debido al aislamiento preventivo por Coronavirus, ha generado la falta de nuestra principal fuente de ingresos: los visitantes, sin público no hay ingresos. ¡Necesitamos tu ayuda!", lanzaron los responsables del centro de rescate. Desde entonces, algunos particulares han estado enviando comida para atender a los inquilinos del Zoo, que tiene un apartado en su web para donaciones. También se puede hacer a través de transferencia bancaria: Titular: Zoo de Castellar. Cuenta: ES7300815566340001181523. BIC: BSABESBBXXX. Cualquier duda se puede preguntar en info@zoodecastellar.es. 

En la web, el Zoo de Castellar explica que fue fundado para "ayudar a los animales que resultaban de los decomisos realizados por las autoridades". "Estos animales que eran las víctimas de un creciente mercado negro, se encontraban en una situación en la que nadie se hacia cargo de ellos. Nuestro centro de rescate animal, y como una iniciativa particular, comenzó a ser depositario de estos animales desamparados, que merecía seguir viviendo con los mejores cuidados posibles. Pocos años después de su comienzo se decidió abrir las puertas cara al público, para concienciación, disfrute y aprendizaje de todo público". "Poco a poco a pesar de la falta de ayudas económicas, el zoo fue tomando un aspecto nuevo, buscando siempre el bienestar de los animales y el atractivo hacia los visitantes, por ello se van realizando grandes mejoras en las instalaciones, servicios e infraestructuras en general. Nuestro zoo, aparte de ofrecerles a estos animales rescatados una segunda oportunidad, ofrece al visitante una imagen de zoo diferente, un zoo familiar, cercano hacia el entorno natural, donde podrás dar de comer, tocar y ver de cerca maravillosas especies,  todo dentro de un enclave espectacular como es el Parque natural de los Alcornocales", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios