Tráfico de drogas en el Estrecho Narcogasolineras mar adentro

  • Un vídeo muestra a varias gomas con garrafas llenas de combustible esperando la llegada de otras para suministrarles 

Un reciente vídeo saca a la luz por primera vez una parte de la operativa que las redes del narcotráfico llevan a cabo en las aguas del Estrecho. En la imágenes, grabadas por un miembro de una banda de narcotraficantes y a las que ha tenido acceso esta redacción, se observa una serie de lanchas semirrígidas, cargadas con garrafas de gasolina y amarradas entre sí en medio del mar, cuya misión es suministrar combustible a las que vienen cargadas con fardos de hachís. Son las narcogasolineras flotantes del Estrecho.

La intensificación de la vigilancia por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado de los puntos tradicionales de descarga de la droga ha obligado a las mafias ampliar su mapa de actuación por todo el litoral andaluz. Las gomas de los narcos son embarcaciones tremendamente rápidas y maniobrables. Dotadas con tres o cuatro motores de hasta 350 cv de potencia cada uno, pueden llevar tonelada y media de hachís en fardos. Pero hay dos problemas: su alto consumo, que se dispara por encima de los cien litros por hora a máxima potencia, y las largas distancias a recorrer, cada vez más largas.

La zona de costa del Campo de Gibraltar está fuertemente vigilada, lo que ha llevado a las bandas a hacer sus desembarcos de hachís cada más lejos, desde Almería al sur de Portugal. A los narcos no les queda más remedio que hacer un alto en el camino para repostar y esa es la misión de las narcogasolineras flotantes.

En el vídeo se observan siete gomas, con decenas de garrafas llenas de combustible, y a dos hombres haciendo turno y descansando en la proa de una de ellas, tumbados bajo una pequeña lona para protegerse del sol. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios