Narcotráfico

Un barco detectado en La Línea permite interceptar 15 toneladas de hachís en el Estrecho

  • Vigilancia Aduanera y la Guardia Civil desmantelan una organización criminal que pretendía introducir la droga en España a través de grandes embarcaciones

  • Hay ocho detenidos en varios puntos del país y 60.000 euros intervenidos en metálico

Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y la Guardia Civil, con la colaboración de la Policía Judiciaria de Portugal, han desmantelado una organización criminal que pretendía introducir 15 toneladas de hachís en España. La operación se ha saldado con ocho detenidos.

La investigación se inició a finales del año pasado cuando funcionarios de Vigilancia Aduanera y agentes de la Guardia Civil tuvieron conocimiento de que personas de varios países podrían estar planificando introducir grandes cantidades de hachís en Europa y para ello estarían preparando una embarcación de grandes dimensiones.

En noviembre del 2020 los agentes localizaron una embarcación de bandera de Países Bajos. El barco en cuestión era un pesquero de gran tamaño en La Línea de la Concepción. El pesquero, fabricado en Alemania y con nombre Seefuchs, había sido reconvertido años atrás en buque de rescate y salvamento por parte de una ONG que operaba en el Mediterráneo, y que en su momento había sido propietaria de la embarcación.

Los investigadores detectaron en diciembre del pasado año que la organización trasladó el barco a la localidad portuguesa de Portimao, donde lo cambiaron de color y aumentaron su autonomía y la estiba. Cuando la embarcación llegó a Portugal, se iniciaron los contactos a través de los cauces de cooperación internacional establecidos, con la Policía Judiciaria de Portugal, lo que permitió avanzar en la investigación.

Al tardar más de lo esperado en preparar la embarcación, la organización adquirió un yate de lujo de 20 metros de eslora en la Manga (Murcia). Esta embarcación sufrió diferentes averías en el proceso de carga del hachís, por lo que la trasladaron a Lanzarote para su reparación, lugar donde finalmente fue intervenida durante la explotación de la operación.

Es ya en junio del presente año cuando el Seefuchs se encontró listo para navegar y partió a las costas de Marruecos con el fin de efectuar la carga de gran cantidad de droga. La organización aprovechó el desarrollo de un ejercicio militar frente a las costas marroquíes de Agadir para intentar pasar más desapercibido.

Una vez cargaron la droga en el antiguo pesquero, el grupo delictivo partió rumbo al Estrecho de Gibraltar y los agentes decidieron intervenir la embarcación a 100 millas náuticas al sur de Huelva. La operación de abordaje es coordinada por el Centro de Coordinación de Vigilancia Marítima de Costas y Fronteras (CECORVIGMAR) y la realiza la Unidad Especial de Intervención a bordo de embarcaciones del Servicio Marítimo, deteniendo a cinco personas de diferentes nacionalidades, al encontrarse en la nave cientos de fardos de hachís. Una vez que la embarcación llega al puerto de Huelva se realiza el registro judicial de la embarcación y se descargan los fardos que arrojan un peso aproximado de 15.000 kilos.

Los investigadores efectuaron cinco entradas y registros en las localidades de Ribeira (La Coruña), Viladencans (Barcelona), Torrejón de Ardoz y San Fernando de Henares (Madrid), y en Almensilla (Sevilla), las cuales fueron autorizadas por el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional.

En estos registros fueron detenidos a tres personas más e intervenidos cuatro vehículos, numerosa documentación y 60.000 euros en efectivo. Participaron en ellos funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y agentes de las comandancias de la Guardia Civil de Barcelona, Madrid, La Coruña y Huelva, junto con guardias civiles del OCON-SUR, CRAIN, UEI, GAR, Servicio Marítimo, Servicio Cinológico y CECORVIGMAR.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios