Tribuna de Opinión

OPNI: Objeto Político No Identificado

  • El Campo de Gibraltar necesita de un Proyecto de Estado que aglutine los distintos frentes a los que nos enfrentamos

  • Es la única forma de que tengamos esa prosperidad tan demandada por unos y otros pero que es algo más que la compartida

Vista general de la Bahía de Algeciras.

Vista general de la Bahía de Algeciras.

Qué quieren que les diga, este acrónimo usado por el que fuera spin doctor de Pedro Sánchez, Iván Redondo, en su último análisis político en La Vanguardia me ha gustado. Aunque podría también aplicarse como SPNI: Sujeto Político No Identificado.

Dicho así, y entrando en materia, se preguntarán qué tiene que ver el OPNI con la logística y con los problemas del Campo de Gibraltar. Pues mucho.

No podemos negar que el Campo de Gibraltar es atractivo en sí. Alberga la única colonia británica en la Unión Europea desde hace más de tres siglos y puede ser por eso que el desarrollo de esta zona siempre ha sido visto con recelo en la provincia.

Hipotéticamente hablando, si Gibraltar algún día se integrara en España el Campo de Gibraltar alcanzaría una dimensión política y social que de alguna manera no agradaría en la metrópoli.

No debemos olvidar que ya en su día la creación de una provincia se debatió en un Consejo de Ministros. Fue el 7 de marzo de 1969 lo más cerca que estuvo esta comarca de transformarse en provincia. El asunto estuvo en el Consejo de Ministros y se cargaron el proyecto las diputaciones de Cádiz y Málaga, aparte del entonces ministro del Interior, Alonso Vega, y de José María Pemán. Y a pesar de contar con el beneplácito de Castiella y de Fraga Iribarne, ministros en aquel entonces.

En febrero de aquel año, el gaditano José María Pemán escribió un artículo para ABC, que fue censurado, en el que mostraba su oposición al proyecto: “No se le puede hacer la guerra a Inglaterra. Pero sí se puede hacer la guerrilla sobre terrenos de Cádiz y Málaga. Se les puede quitar un buen cupo de malagueños y gaditanos, como extraño remedio de los que ya les quitó Gibraltar". Pero esta oposición venía de antes, créanme, de mucho antes.

A finales de diciembre de 1855, el gaditano Cayetano Bodoy solicitó autorización para realizar el estudio del ferrocarril Cádiz-Algeciras/Campamento, que le fue concedida por la reina Isabel II.

Como es lógico suponer, al conocerse la iniciativa de Cayetano Bodoy hubo opiniones de todos los gustos, a favor y en contra, si bien un diputado por Cádiz, González de la Vega, defendió la iniciativa ante el ministro de Fomento. Y aunque la mayoría de la prensa estuvo a favor, hubo también voces críticas, destacando la del diario gaditano El Constitucional: "¿Es oportuno que un diputado por Cádiz proponga la creación de una vía que anularía el puerto de Cádiz para la navegación del Mediterráneo, que disminuiría la importancia de nuestro puerto? Comprendemos que un diputado por Algeciras hubiera propuesto ese ferrocarril, no lo comprendemos en un diputado por Cádiz, a menos que no tenga la vista fija en el distrito de Algeciras”.

¿Todavía se preguntan por el llamado Objeto Político No Identificado (OPNI)? Mientras se responden a esa pregunta vayamos al otro acrónimo, este de mi creación, el SPNI.

En el Campo de Gibraltar los que yo llamo SPNI venían -a veces ni eso- soltaban su titular para conseguir sus votos y a otra cosa. Se han quedado en promesas incumplidas, solo por citar algunas, las infraestructuras ferroviarias, la autovía Cádiz-Algeciras, ampliación del Puerto, el proyecto del fondo de barril, el corredor del hidrógeno... y así podríamos seguir. Estaríamos escribiendo sobre ellas indefinidamente. Conclusión: los SPNI nos están engañando una y otra vez. Ya ven que les estoy dando pistas sobre ellos. Hay más de uno, créanme, tanto a un lado como al otro, a su derecha y a su izquierda.

Si han continuado leyendo hasta aquí, seguro que ya empiezan a visualizarlos. Como muestra un ejemplo: “Por eso murcianos, andaluces o valencianos deberían ver las inversiones en Cataluña en beneficio propio ya que estas son en beneficio de todos los españoles”. Para, por otra parte, admitir que “Andalucía es donde menor inversión ejecuta el gobierno central".

Está más que claro que el Campo de Gibraltar necesita de un Proyecto de Estado que aglutine los distintos frentes a los que nos enfrentamos. Es la única forma de que tengamos esa prosperidad tan demandada por unos y otros pero que es algo más que la compartida que nos venden los SPNI.

Quién sabe si ese Proyecto de Estado puede ser la novena provincia. Piensa, cree, sueña ¡Pero nunca te rindas!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios