Movilidad

La Junta exige que el Gobierno "saque del cajón" el tren litoral entre Málaga y Algeciras

Una viajera sube a un tren en la estación de Algeciras.

Una viajera sube a un tren en la estación de Algeciras. / Jorge del Águila

La Junta de Andalucía exige al Gobierno que "saque del cajón" la continuidad del tren litoral desde Málaga hasta el Campo de Gibraltar, extendiendo hasta la comarca, Estepona y Manilva un proyecto que en principio solo tenía previsto llegar hasta Marbella. "Cada vez compartimos mayores intereses y problemáticas de movilidad con Cádiz", ha asegurado este martes la delegada de la Junta en Málaga, Patricia Navarro.

Este proyecto lleva años sumando aportaciones pequeñas y testimoniales en los Presupuestos Generales del Estado y la Junta lo viene proponiendo desde el pasado diciembre, cuando la Administración autonómica solicitó su inclusión en el paquete Next Generation con una partida de 2.000 millones de euros y extendiéndolo hasta Algeciras. 

La pretensión andaluza pasa por conectar el tramo de vía hasta ahora existente, que llega hasta Fuengirola, con Estepona y Algeciras. Unos 150 kilómetros de trazado. 

En el planteamiento de la Junta no está sólo ampliar la red de Cercanías, sino que también plantea la posibilidad de adaptar la línea a la alta velocidad para lograr una conexión ferroviaria entre Marbella y el aeropuerto de Málaga, igualmente accesible desde el Campo de Gibraltar, para apuntalar un crecimiento económico desde el punto de vista de la logística y el turismo. Además, la Junta justifica que no sólo "ahorraría en toneladas de CO2", también crearía empleo y la movilidad de la zona mejorará en "rapidez, competitividad, interconectividad y seguridad".

Esta iniciativa ya fue presentada en 2020 ante el Gobierno, pero no se obtuvo respuesta. La financiación otorgada en 2022 al tren litoral en los Presupuestos Generales del Estado es meramente testimonial

Movimiento en Málaga

El tren litoral aglomera en Málaga a gran cantidad de agentes dispuestos a hacer presión para que la situación del que puede ser el proyecto más importante de la movilidad en la provincia se reactive

El último movimiento, encabezado por el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, tuvo lugar a principios del pasado septiembre y fue retomar un foro de alcaldes del área metropolitana de Málaga "extendida" –con gran mayoría del PP– con el que se pretende impulsar distintas infraestructuras necesarias para la provincia en movilidad, agua o residuos. 

Fuentes presentes en el foro aseguraron al diario Málaga Hoy que el sentimiento común pasa por volver a hacer presión para que el tren litoral vuelva a estar en liza "es un momento ideal y casa perfectamente con los fondos europeos Next Generation". Si bien, apuntaron que este tendría que discurrir por un nuevo trazado, soterrado, debido a la colmatación de las ciudades de la costa a las que debe llegar. 

Proyecto histórico

La idea de unir Cádiz y Málaga por tren alcanza casi un siglo de existencia. El 9 de junio de 1924, la Comisión Provincial de Cádiz solicitó al Directorio Militar la construcción de un ferrocarril desde San Fernando hacia Estepona y Málaga pasando, entre otras localidades, por La Línea. Ya el el 3 de febrero de 1926, el Gobierno acordó la inclusión del proyecto en el Plan Urgente de ejecución del entonces Ministerio de Fomento, aunque la iniciativa quedó truncada. 

Más cercano en el tiempo, en 2011 el corredor ferroviario de la Costa del Sol volvió a la escena tras un anuncio de la Consejería de Obras Públicas de un protocolo con el Ministerio de Fomento para buscar financiación privada para acometer las obras.

Este trayecto entre Málaga y Estepona se encontraba en los planes territoriales de la Junta desde que se redactó el Plan Director de Infraestructuras de Andalucía 1997-2007. Ese PDIA proponía la conexión ferroviaria de todo el arco mediterráneo andaluz y contemplaba la ejecución de la plataforma entre Málaga y Manilva.

El primer estudio informativo, redactado por las consultoras Typsa y TEMA tardó unos años, sin embargo. Está datado en noviembre de 2003. A continuación, el Gobierno y la Junta se repartieron el trazado, aunque fuese desde un punto de vista simbólico. El tramo Málaga-Fuengirola para Fomento. Aunque coincidía en teoría con el actual tren de cercanías de ancho ibérico, llevaría un itinerario distinto y ancho de vía internacional. Del ramal de Fuengirola a Estepona se responsabilizó la Junta, que inmediatamente encargó a las mismas empresas la realización del anteproyecto de ese tramo.

En los inicios, la Junta presupuestó en 1.400 millones de euros el montante total de la obra. Tanto es así que en 2003 Manuel Chaves presentó en Marbella el proyecto a empresarios, bancos y constructores el proyecto para unir Fuengirola, Marbella y Estepona. Entonces, el trazado se dividía en cuatro tramos: Manilva-Fuengirola, Fuengirola-Málaga, el metro de la propia capital y Málaga-Nerja. Mucho ha cambiado desde hace veinte años la deriva del tren. 

De los 1.400 millones primigenios, los presupuestos llegaron a elevarse hasta los 4.500 millones de euros en el trazado para conectar con Estepona vía red ferroviaria. Y descartando el tramo a Nerja de la ecuación. Toda una montaña rusa de presupuestos que ha vuelto a bajar en los últimos años hasta mantenerse en torno a los 2.000 millones de euros, que es el último de los presupuestos planteado por la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios