Algeciras

El comercio tradicional de Algeciras toma impulso

  • La asociación Comercio Tradicional Casco Histórico destaca la mejora de la seguridad y la limpieza

  • Landaluce destaca que la inversión realizada en el Barrio de la Caridad está dando sus frutos

Una de las calles del conocido como Barrio de la Caridad. Una de las calles del conocido como Barrio de la Caridad.

Una de las calles del conocido como Barrio de la Caridad. / Erasmo Fenoy

El comercio tradicional de Algeciras, agrupado en la Asociación Comercio Tradicional Casco Histórico, se ha marcado como objetivo relanzar la zona que antiguamente era el motor comercial de la ciudad. Son unos 70 establecimientos que persisten desde la calle General Castaños hasta el paseo del Río de la Miel y que gracias a su atención personalizada y un trato cercano al cliente espera reverdecer viejos laureles. En las últimas semanas, aunque aún quedan varios locales cerrados, han abierto sus puertas cuatro nuevos comercios: dos supermercados, una freiduría y una tienda.

El presidente de la asociación, Francisco Soto, afirma que el barrio se está "relanzando" en torno a su motor, el mercado de abastos Ingeniero Torroja. "Desde hace un tiempo hay más seguridad y hace un mes que no tenemos el mercadillo ilegal de la calle Teniente Riera. Además, hay mucha más limpieza, se han instalado farolas nuevas, tenemos calles arregladas y se van a mejorar otras... Se ha hecho un buen trabajo por parte de todos los implicados y el barrio se está relanzando", afirma el responsable del colectivo. 

En materia de seguridad, Soto explica que además de que se ha desmantelado el mercadillo ilegal, hay una presencia constante de patrullas de Policía Local y Nacional y se ha cerrado una pensión que creaba problemas. 

Para ayudar a que el ahora conocido como Barrio de la Caridad, donde el Ayuntamiento está actuando con fondos europeos para regenerar toda la zona. En paralelo, los comerciantes han ofrecido al Ayuntamiento un listado de los locales vacíos y preparan una campaña para atraer clientes en Navidad entre las dos asociaciones de comerciantes. Se trata de un plan de marketing a través de actividades al aire libre, siempre que lo permita la pandemia, con la colaboración del Consistorio. 

Para Soto, es vital que el comercio tradicional, la asociación de vecinos y la del mercado se unan para atraer a más personas. "Debe haber un flujo constante de personas por la zona, que compren en el mercado y consuman en los bares y el barrio se regenerará solo. Hay muchos comentarios de que no se puede andar por la zona, sobre todo por las noches. Pero eso no es verdad, hay muchas cosas buenas y solo se habla de lo malo", explica.

"No es que se vaya a poner el barrio como en los tiempos de Mérida, pero sí que sea un barrio normal. Y por ahora se están consiguiendo muchas cosas", afirma Soto. 

Fondos Europeos y actuación municipal

El alcalde, José Ignacio Landaluce, destaca que las inversiones que se siguen llevando a cabo en el Barrio de la Caridad con cargo a los fondos europeos con la Estrategia Dusi están dando sus frutos. "Se han modernizado las instalaciones del Mercado Ingeniero Torroja con 622.000 euros, hay casi 600 farolas renovadas con 111 nuevos puntos de luz con casi 2 millones de euros, hay calles totalmente renovadas con 374.000 euros y hemos invertido 40.000 euros en formación digital en formación digital gratuita", enumera el regidor. 

"Tenemos trabajadores sociales trabajando, vamos a adjudicar la remodelación de la capilla de La Alameda y estamos pendientes de desbloquear la situación del Gobierno Militar, que ahora el PSOE la tiene bloqueada. Las cámaras de vigilancia y tráfico también van a mejorar la seguridad de los ciudadanos", indica el primer edil. 

Para el representante de los comerciantes de la zona es vital que haya un flujo de personas en todo el barrio y así también lo entiende el Ayuntamiento. Según explica Landaluce, las nuevas farolas tendrán wifi gratuito y estarán dispuestas en un circuito desde la estación de trenes hasta el Puerto para que las personas tengan que pasar por lugares como el mercado, el museo y la capilla del Cristo de la Alameda y el Gobierno Militar cuando estén restaurados. 

La movilidad también tendrá un papel importante, ya que la intención del Consistorio es que los minibuses hagan una parada en el mercado para que las personas mayores tengan más fácil el acceso. 

El concejal de Comercio, Sergio Pelayo, destaca que la comunicación con los comerciantes del casco histórico es constaste y fluida y que se ha puesto en marcha una campaña de choque en materia de limpieza y seguridad, como constata Francisco Soto. "Hemos podido mitigar el mercado ilegal que perjudicaba a la zona y con estas acciones y el fomento del comercio, con el tan polémico aumento en las luces de Navidad", destaca el edil. 

"Seguimos trabajando con el registro de locales vacíos para emprendimiento y ya estamos viendo resultados. Hay comercios que han abierto y que van a abrir. Y aunque la hostelería está en jaque, hay una interesante oferta gastronómica por ejemplo en la calle Castelar. La hostelería no es un problema, es un aliado y un motor importante. Ahora está siendo un referente en seguridad y en oferta, no se está demonizando al sector por parte del Ayuntamiento y vamos a seguir trabajando con ellos", detalla Pelayo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios