Algeciras

Nueve años para una mujer por apuñalar a una vecina en La Granja

  • Reconoce que hubo una pelea y que atacó a la víctima El hecho de que no la atacara por la espalda, clave para no considerarlo como asesinato

Los hechos que tuvieron lugar el 20 de abril de 2013 poco después de las 23:00 horas en un portal de la calle Tulipán en el que una mujer resultó cosida a puñaladas y golpes por parte de María de los Santos Gil López, quedaron ayer vistos para sentencia en apenas un cuarto de hora. Fue el tiempo que tardaron las partes para alcanzar un acuerdo que suponía que se olvidaba la acusación de asesinato y defensa, fiscalía y acusación particular, consideraron los hechos como constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa. El que víctima y autora estuvieran cara a cara y que el brutal ataque no fuera efectuado por la espalda, fue lo que salvó a la autora de los hechos -ayer los reconoció- de cumplir 14 años de prisión que es la pena que le solicitaba el letrado que representaba a la víctima. Al final serán 9 los que cumplirá en Botafuegos a los que hay que descontar los dos que lleva en el centro penitenciario de Algeciras.

Poco después de las 11:00 de ayer, la acusada hacía acto de entrada en la sala de vistas de la Audiencia Provincial de Algeciras. Previamente, fiscal, abogado de la acusación particular que defiende los intereses de la familia y defensora, departían para hacer más llevadero el acto del juicio. Las posiciones de entrada diferían en la calificación del hecho delictivo; mientras que la letrada que defendía a la acusada consideraba el mismo como constitutivo de un delito de homicidio en grado de tentativa, para la acusación se trataba de un asesinato. La petición de penas iba en consonancia, de 4 a 14 años de prisión, a los que habrá que descontar los dos que ya ha cumplido.

Aún cuando la víctima no se ha curado de las terribles heridas causadas hace más de dos años, la celebración del juicio tenía por objeto cumplir con los plazos legales de la prisión preventiva que había sido ampliada y que vencía en el mes de mayo. De no haberse celebrado antes de esa fecha, la acusada tendría que haber sido puesta en libertad con las medidas cautelares correspondientes.

El acto de juicio oral apenas demoró quince minutos. Los que tardó la magistrada que presidía el tribunal profesional en leer el escrito de acusación del fiscal. En él se contenía el relato de los hechos ocurridos aquella noche del mes de abril, cuando la acusada, después de proferir gritos como "¡Te lo dije!" o "¡de esta no te escapas!" le asestó un número importante de puñaladas con un cuchillo de grandes dimensiones. Con la víctima en el suelo, le propinó numerosas patadas. La juez relató entonces las innumerables heridas sufridas por la víctima, desde fracturas múltiples a un hemotórax y perforaciones, todas ellas "susceptibles de haberle causado la muerte" y que después de 20 días de hospitalización, "le han dejado innumerables cicatrices por todo el cuerpo".

Fue el turno de preguntas del ministerio público. María de los Santos apenas contestó durante dos minutos. Recordó que ambas mantenían una animadversión que derivó en un juicio de faltas; que se encontraron en el portal de su vivienda de la calle Tulipán de la barriada de La Granja y que entonces se produjo una discusión. El fiscal trató de que reconociera que atacó a la víctima con un cuchillo, extremo que negó. También aseguró que se trató de una pelea, que intervino un vecino que escuchó los gritos de ambas y que después abandonó el lugar "no me acuerdo ni para dónde fui". Fue detenida por agentes del Cuerpo Nacional de Policía tres días después y acto seguido ingresó en prisión el 2 de mayo de 2013, donde todavía permanece.

A continuación vino la pregunta clave, aquella que le va a permitir pasar cinco años menos en la cárcel de lo que le solicitaban las acusaciones. María de los Santos aseguró que "nos vimos de frente". Quedaba así en entredicho la existencia de una alevosía que, en los propios pasillos de la Audiencia reconocieron a Europa Sur que "iba a ser muy complicado poder probarla".

La acusación particular y la defensa se adhirieron al relato de los hechos, tal y como los había reconocido la autora confesa de los mismos. Las conclusiones finales fueron modificadas y de los 14 años que inicialmente le solicitaban, se quedaron en 9; al abogada defensora mostró su acuerdo con dicha pena.

Esa inexistencia de alevosía, desmontaba la pretensión de una condena por asesinato, de modo que los representantes legales acordaron calificarlo como homicidio en grado de tentativa, para lo que aportan los informes de los forenses aportados durante la instrucción del caso.

9 años de condena que deberán ser ratificados en apenas dos días cuando se conozca la sentencia definitiva que incluirá la petición de alejamiento de ambas durante un periodo de 20 años. Sobre la indemnización, habrá que esperar ya que la víctima aún debe someterse a intervenciones quirúrgicas, tres años después.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios