Feria Real de Algeciras 2019 La fiesta que nunca para

  • El pasodoble reina en la comida de los mayores, mientras el calor no echa a los niños de los cacharritos ni a los padres de las casetas, que solo quedan tres días para los fuegos artificiales

Ambiente en una caseta.

Ambiente en una caseta. / Erasmo Fenoy

Quien la vio todavía no se lo cree. Palmita, una niña algecireña de diez años, 134 centímetros y 33 kilos, invirtió este jueves solo quince segundos en recorrer los treinta metros que jalonan el interior del Pasaje del Terror. Dicen que supone una plusmarca nacional que difícilmente se batirá en años, porque resulta aún más complicado que alguien, algún día, alcance a acumular más susto en un cuerpo tan chico. El padre, con guasa, le dijo que eso del Pasaje del Terror era no sé qué del tren a Madrid y cuando la pequeña entró e intuyó que la esperaba Freddy Krueger, lo siguiente que se recuerda es que estaba saliendo por el oto lado como una exhalación. La madre, Palma, estuvo a punto de perder el oremus cuando observó como salía la niña revoleá y a continuación, muy digna, le decía al de la puerta: "Perdone por la que he formado". 

Palmita es una niña de Algeciras en la que el padre tiene que gastar tres nóminas en cacharritos este año. Ni de lejos la inversión que necesita la Algeciras-Bobadilla, pero mucho para el hombre. A la caída de la tarde, las atracciones se llenan de niños y niñas con sus padres y madres, los más tranquilos con el dinero que han donado los abuelos en un viejo monedero. 

Hay colas en La Cárcel, el Proyect 1 o el Barco Vikingo, sin olvidarse del mítico Látigo, cita ineludible, a ser posible antes del perrito caliente o la patata asada que luego ya se sabe. 

En las casetas la tarde empezó tranquila, con muchas comidas de familias y grupos de socios a la sombra de los toldos y con los ventiladores y abanicos a pleno rendimiento. Cuando el sol cayó y pasó la resaca del festivo, la Feria comenzó a cobrar vida de nuevo, sabedores los algecireños que esto ya es la recta final, que quedan tres días mal contados para que los fuegos artificiales decreten el fin de la fiesta. De momento no se acaba la música -en lata o en directa- ni el cachondeo en el Real, ni falta que hace.

Donde más ambiente de fiesta había, sin lugar a dudas, era en la Caseta Municipal, donde celebraron su almuerzo los mayores del Centro Municipal del Saladillo, y de los Centros de Participación Activa I y II, que terminaron bailando pasodobles hasta bien entrada la tarde. 

En La Favorita, el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, hizo entrega al banderillero Daniel Duarte del premio taurino de la caseta, que celebraba en esta ocasión su quinta edición. Landaluce aprovechó el momento no solo para felicitar al torero de plata por recibir este merecido galardón, sino también para agradecer a los socios su esfuerzo y dedicación en la defensa del mundo taurino. “Nuestra Fiesta Nacional es tradición e historia que no se debe perder”, remarcó el regidor durante su intervención. Al acto asistieron también la mayor parte del equipo de gobierno, así como el presidente de La Favorita, José Luis Gómez, y su vicepresidente, Eduardo Hidalgo, junto a otros socios de la caseta.

En APM Terminals se celebró la entrega de sus Premios Acción Social, una iniciativa que cumple su sexta edición y que ayuda a 13 proyectos sociales, educativos y culturales, a propuesta de trabajadores de la compañía, con una cuantía total de 45.000 euros. La periodista María Quirós, de Onda Cero Algeciras, ejerció de maestra de ceremonias.

El director de Relaciones Institucionales y Laborales de la compañía, Javier Sáez, y el director de Operaciones, Jesús Cáceres, ensalzaron la labor de los colectivos seleccionados en la presente edición de los Premios Acción Social, y agradecieron el compromiso que los trabajadores siguen demostrando en cada edición de los premios, apadrinando iniciativas que ponen el foco en necesidades de la población del Campo de Gibraltar. Uno de los premios más destacados ha sido el apadrinado por José Javier López y entregado a la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Algeciras, para la adquisición de un vehículo de nueve plazas con elevador adaptado.

También destacan los proyectos destinados a fomentar la autonomía en el hogar, como el del colectivo de afectados por trastorno del espectro autista o síndrome de Asperger, que acondicionarán un local como vivienda para que sus usuarios aprendan diferentes tareas y que puedan desenvolverse en su día a día; o el de Apropadis 2.0, que organizará un taller de cocina adaptada. Estos proyectos han sido apadrinados, en este orden, por Pedro Delgado y Juan Rafael SibajasBandera Rosa y Pelucas Solidarias de Andalucía recibieron una nueva aportación para ayudar a los enfermos de cáncer, amadrinados por Mamen Guerrero y Alicia Rodríguez, respectivamente. La Asociación de Esclerosis Múltiple del Campo de Gibraltar, por su parte, comprará material para poner en funcionamiento sus servicios de psicología y logopedia, con un proyecto presentado por Rosa León. Y la de Fibromialgia de Tarifa adquirirá una camilla hidráulica y aparato de ultrasonido, apadrinada por Ricardo Fernández. Estos premios servirán también para financiar el tratamiento de neurorrehabilitación durante dos meses de seis niños gracias al Proyecto Becas Ictus Infantil de Cáritas Diocesana Asidonia-Jerez, que tiene a Agustín García como padrino; para que Reyes Magos 98 compre juguetes para niños de familias con pocos recursos, con su padrino, Juan Enrique del Río; y para materiales para los campamentos de verano del colegio María Auxiliadora y de la asociación Integra Tarifa, apadrinados por Cristina Gómez y Diego González, respectivamente. 

La parroquia de San Antonio de Padua de Algeciras podrá finalizar un almacén de alimentos y ropa para atender a las familias que acuden diariamente, apadrinada por Francisco Jiménez. Y ayuda para una nueva cocina a gas para el Centro Social Padre Cruceira, apadrinado por Andrés Cote.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios