Contenido externo

Europa puede consolidarse como un líder global en estas cinco industrias

Europa puede consolidarse como un líder global en estas cinco industrias

Europa puede consolidarse como un líder global en estas cinco industrias

La reciente campaña de Ursula Von der Leyen para salir reelegida como presidenta de la Comisión Europea ha inundado los medios de comunicación con una amplia cobertura de los objetivos a medio plazo de la Unión Europea. En un mundo cada vez más polarizado, Europa está redoblando sus esfuerzos para recuperar o mantener su liderazgo en múltiples ámbitos, y la producción industrial es uno de ellos.

Pese a que gran parte de la producción industrial a gran escala se ha desplazado a Asia –con China y Vietnam como las grandes ‘fábricas’ del mundo–, Europa todavía tiene algunos ases en la manga para defender el liderazgo de su industria. Aunque nuestro continente no sea el mejor lugar para fabricar productos en masa, hay algunas industrias donde sigue siendo uno de los principales referentes globales. Estas son cinco de las más destacadas:

Industria química

Europa es uno de los grandes líderes mundiales en la industria química. Desde el desarrollo de máquinas de valoración química hasta la extracción, refinado o síntesis de productos químicos avanzados, empresas como BASF o Solvay se encuentran entre las más importantes del mundo en este sector. Se trata de un sector industrial donde es necesario contar con una tecnología de última generación y en continua evolución para mantenerse competitivo.

Entre los principales competidores de Europa en esta industria se encuentra China, que ha escalado su producción de productos químicos hasta convertirse en un auténtico referente global. Pese a todo, la UE cuenta con unos estándares de calidad y una tecnología de vanguardia que no pueden encontrarse en otras partes del mundo.

Maquinaria pesada

Compañías de la talla de Siemens o Bosch son auténticos referentes mundiales en la fabricación de maquinaria pesada y herramientas de todo tipo. Este tipo de maquinaria requiere de una enorme atención y la tecnología más compleja en todas las instancias de su fabricación, desde el desarrollo de aleaciones más robustas hasta mejoras en el ensamblaje y la incorporación de componentes electrónicos.

Muchas otras empresas han tratado de desarrollar su propia maquinaria pesada, y definitivamente se pueden conseguir ciertas máquinas a mejores precios que los ofrecidos por Europa. Sin embargo, en la industria pesada se valora especialmente la calidad, el buen servicio y el asesoramiento ofrecidos por los principales referentes europeos.

Energías renovables

El liderazgo europeo en la producción de energías renovables tiene acento español gracias a Iberdrola, posiblemente la empresa más importante del mundo en el sector. España es uno de los países con una geografía más adecuada para la instalación de plantas de energía renovable, tanto eólica como solar o hidroeléctrica. Esto ha sido aprovechado por Iberdrola para convertirse en todo un referente global.

En los últimos años, Europa ha multiplicado su producción de energía eólica marina, también conocida como ‘offshore’. Esto se ha acelerado especialmente en el Mar del Norte, donde los fuertes vientos están permitiendo al Reino Unido, Dinamarca, los Países Bajos o Alemania potenciar su producción eléctrica y reducir sus emisiones de CO2.

Ferrocarriles

Europa siempre ha sido uno de los grandes referentes mundiales en la fabricación de trenes y la instalación de vías férreas. Continúa en una posición de privilegio en el panorama global, pero lo cierto es que China está irrumpiendo como nunca en este mercado gracias a sus programas de financiación promovidos bajo la iniciativa ‘Belt and Road’.

Pese a esto, los trenes europeos siguen siendo de primera línea en cuanto a su velocidad, seguridad, fiabilidad y confort. Además, tanto Siemens como Alstom cuentan con una tecnología ‘maglev’ de última generación. Esta tecnología de levitación magnética hace que resulte mucho más económico mover los trenes sobre las vías, y además permite que alcancen velocidades hasta tres veces más rápidas que los trenes tradicionales.

Industria farmacéutica

En última instancia tenemos la industria farmacéutica, que siempre ha sido un referente en Europa, y que no parece que vaya a dejar de serlo en los próximos años. Grandes empresas como Roche, Novartis, Bayer, AstraZeneca o Sanofi lideran la producción de medicamentos a nivel global, y cuentan con algunas de las patentes más relevantes del sector. Además, su inversión en I+D no ha dejado de crecer en los últimos años.

El sector farmacéutico europeo es además uno de los más prestigiosos del mundo gracias a la calidad de las vacunas desarrolladas para todo tipo de enfermedades. Se trata de una industria sólida que ha presentado ganancias formidables en los últimos años que ha sido capaz de mantenerse por delante de sus principales competidores durante décadas.