Ayuntamiento

Algeciras recepciona el colector de la Cuesta del Rayo casi ocho años después de las graves inundaciones

  • Landaluce afirma que es el proyecto más importante y necesario de su etapa como alcalde 

El momento de la firma de la recepción. El momento de la firma de la recepción.

El momento de la firma de la recepción. / Q. L. (Algeciras)

El 6 de marzo de 2011 amaneció un domingo lluvioso en Algeciras, como queriendo avisar de la que se avecinaba. Y así fue. Antes del mediodía, el cielo se abrió y descargó con toda su fuerza sobre la ciudad. En tres horas, cayeron 142 litros por metro cuadrado, lo que provocó que se anegaran casi doscientas viviendas del municipio y que los servicios de emergencia se vieran desbordados. En la Cuesta del Rayo, el agua superó el metro y medio de altura. Los vecinos tuvieron que ser rescatados de los pisos superiores, adonde huían de la riada. La crónica de aquella jornada relata que en la calle Jacinto Benavente los efectos fueron dantescos. Más de una treintena de coches se vieron arrastrados, la acera se levantó y la inundación afecto a la mayoría de locales de la barriada, hasta la propia iglesia del Corpus Christi. Esta mañana, tres ministros, dos gobiernos y casi ocho años después, el Ayuntamiento, la Mancomunidad de Municipios y la empresa pública Aquamed han firmado la recepción de la primera fase de la obra del colector, destinada no solo a evitar las inundaciones, sino los malos olores que afectan a toda la zona.

"Los vecinos pueden estar tranquilos", ha proclamado el alcalde, José Ignacio Landaluce. "Me ha costado muchos años decir esta frase, pero lo hemos conseguido pese a los muchísimos obstáculos que nos hemos encontrado y que nos han puesto", continuó el regidor, que no duda en calificar la obra de "la más importante" de las que ha afrontado en su etapa como alcalde. "Ese domingo me comprometí con los vecinos a que lograría acabar con las inundaciones y así ha sido", subrayó, tras repasar todas las actuaciones realizadas por toda la ciudad para acabar con las anegaciones. "Había un motón de sitios que inundaban siempre y ahora no se inundan. Permítanme que esté orgulloso de ello. Ese dinero se podía haber invertido en ornamentación en las calles, pero decidimos que fuera para recoger las pluviales, aunque sea algo que no se vea", manifestó.

Landaluce ha explicado que el Ministerio de Medio Ambiente es el único que le abrió las puertas y que renunció a establecer un canon extra en el recibo del agua porque "ya se pagaba bastante". El alcalde ha estado acompañado por el director regional de Acuamed, Javier Alcántara; y el ingeniero de esta empresa pública dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, Jesús García; el presidente de la Mancomunidad del Campo de Gibraltar, Luis Ángel Fernández; la teniente de alcalde y consejera delegada de Emalgesa, Eva Pajares; el director de Servicios de Arcgisa, José Manuel Alcántara; y el gerente, el jefe de Redes y el jefe de Producción de Emalgesa, Manuel Espejo, Salvador Moreno y Alberto Romero.

 El alcalde relató que la segunda fase está en marcha con la confección del proyecto, que supondrá llevar dos colectores desde San Bernabé hasta la zona de la iglesia de la Cuesta del Rayo con un presupuesto de dos millones de euros. Todo esto se enmarca en el Plan de Depuración de las Aguas de la Bahía que tiene 100 millones de presupuesto y que repercutirá en mejoras en las depuradoras de San Roque y Tesorillo, así como en los colectores de La Línea. 

El alcalde ha arremetido contra la Junta de Andalucía, que "se lleva el dinero del recibo, tiene que visar los proyectos, pero no pone ni un duro". "No limpia ni los márgenes de los arroyos y nos deben el dinero de la basura, 10 millones de euros. A ver si estos que van a entrar ahora me escuchan", concluyó.    

Esta primera fase ha consistido en la construcción de una red de saneamiento con un colector de unos 630 milímetros y de un colector de pluviales de 1.200 milímetros para mejorar el drenaje de la zona. La licitación fue aprobada el 3 de febrero de 2015. La adjudicación se produjo, a propuesta de la mesa de contratación, a favor de la empresa Sando el 30 de julio y el contrato se firmó el 25 de agosto de 2015. Los trabajos dieron comienzo el 10 de septiembre de 2015 y se suspendieron en julio de 2016, cuando se llevaba ejecutado aproximadamente un 40% de la obra. Se hizo a solicitud del contratista, que planteó una modificación del contrato al que tiene derecho según la ley, con un 40% de incremento del precio. Al plantearse esta solicitud se tuvieron que suspender las obras y pasó a ser analizada por la Dirección General del Agua para deteminar la procedencia o no del modificado. Los técnicos estudiaron la solicitud y determinaron que no era procedente. Por este motivo la empresa Sando solicitó la extinción del contrato de obras, el 30 de enero de 2017. Una vez recabados los informes técnicos y jurídicos, el consejo de administración de Aquamed acordó la resolución del contrato el 1 de junio, y la notificación al contratista se produjo el 19 de julio. Se resolvieron las alegaciones y la resolución se formalizó el 8 de septiembre de 2017. Con el informe favorable de la Abogacía del Estado, Aquamed autorizó la nueva encomienda el 27 de octubre. Las obras se retomaron a finales de ese año. 

La obra se vio afectada por el caso Acuamed, el sumario en el que se investiga un presunto fraude millonario en la adjudicación de siete obras de la empresa pública Agua de las Cuencas Mediterráneas SA, entre ellas la obra del colector de Algeciras.

       

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios