Pobreza y jerarquía

La pobreza nunca puede ser una condición de la felicidad, y la riqueza de la desgracia, por más que nos relaten que el marajá rico se suicidó afectado de melancolía incurable