Guardar siesta

El dulce sueño repara la dispersión mental, ofrece tregua a los enconados conflictos de la conciencia y restablece el vigor corporal como quien recibe una bocanada de viento fresco.